scorecardresearch

SATSE denuncia que se niegan permisos por falta de personal

G.G.U.
-

Afirman que las malas condiciones laborales impiden encontrar efectivos para sustituir a las enfermeras en sus vacaciones. Piden estabilidad y más salario

El sindicato denuncia que las malas condiciones laborales impiden encontrar efectivos para sustituir a las enfermeras en sus vacaciones. - Foto: Christian Castrillo

El sindicato de enfermería SATSE denunció hace unos días que se están denegando permisos a las profesionales, ya que al haber alargado Sacyl el período vacacional hasta octubre, aún hay enfermeras de vacaciones pero no personal suficiente para sustituirlas. La secretaria provincial en Burgos, Silvia López, explicó que la pandemia ha agudizado el problema de escasez de plantilla, que denuncian desde hace años, y lanzó una advertencia contundente: «Obligar a las enfermeras a trabajar en sus días de descanso es un parche para que la asistencia no se resienta, pero como la situación continúe igual y no se adopten medidas, podemos llegar a que se tengan que cerrar unidades de hospitalización».

López explicó que Sacyl no tiene forma de cubrir las vacaciones del personal porque las bolsas de trabajo de Enfermería en Castilla y León se vacían según se abren. Y López no duda en aclarar el motivo: las condiciones laborales que ofrece la Comunidad no pueden competir con ninguna de las autonomías del entorno. «Cuando una enfermera termina el grado en Burgos no tiene un contrato apetecible: le ofrecen dos meses», afirma, añadiendo que, «con suerte», consigue una concatenación de contratos. «Es momento de que los gestores se sienten y pongan soluciones sobre la mesa; soluciones que pasan por más estabilidad, mejores condiciones y equiparación salarial», dijo, recordando que las enfermeras de Castilla y León son las que menos cobran de toda España.

«Estamos formando a profesionales a los que luego no retenemos, los perdemos. Y nuestras plantillas están tan ajustadas que para cubrir al personal de vacaciones se deniegan permisos. Vamos a llegar al pico de la segunda oleada con las profesionales exhaustas», añadió.

Hasta el 31 de octubre. Esta es la fecha en la que vence el contrato del personal de refuerzo contratado en la primera fase de la pandemia en el HUBU y, siempre según SATSE, la intención es renovarlos, pero no se sabe por cuánto tiempo. «Consideramos que debiera ser por un período largo y con mejores contratos», dijo.

En este sentido, criticó que en los hospitales de Aranda y de Miranda se ha estado renovando al personal «cada mes», incluso en lo peor de la crisis sanitaria. «En función de las necesidades», dijo, insistiendo en que la escasez de efectivos es importante y la edad media de las actuales profesionales, elevada. «Hay que afianzar», dijo.