scorecardresearch

Las protestas en Gamonal impiden el reinicio de las obras del bulevar

SPC / Valladolid
-

Después de las concentraciones a pie de obra durante toda la jornada, los violentos protagonizaron más altercados al caer la noche

Vecinos del barrio burgalés de Gamonal en manifestación ante la comisaría de la Policía Nacional para pedir la libertad de los detenidos. - Foto: Santi Otero (Efe)

La presión vecinal impidió ayer que las máquinas retomasen los trabajos de urbanización del bulevar en el barrio burgalés de Gamonal. Desde primera hora de la mañana decenas de personas se concentraron a pie de obra para impedir el acceso de los trabajadores, objetivo que lograron durante todo el día. Y allí no aparecerá ninguna máquina hasta que la zona se encuentre despejada, según confirmaron a Ical fuentes del Ayuntamiento de la capital. Dado el éxito de sus medidas acordaron volver a mantener hoy el bloqueo.

La tensa calma vivida durante todo el día se volvió a convertir en violencia en cuanto cayó la noche.  Los incidentes comenzaron pasadas las nueve y media de la noche, cuando un grupo incendió la caseta de las obras del bulevar de la calle Vitoria.

Al cierre de esta edición, se producían cargas policiales de manera continua que volvieron a dejar al barrio de Gamonal aislado. Los radicales se encontraban dispersos por calles anexas a la calle Vitoria, lo que provocó el despliegue de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Los sucesos pillaron por sorpresa a algunos vecinos del barrio que optaron por resguardarse en los bares y negocios cercanos, desde donde seguían los disturbios que captaban las cámaras de medios nacionales e internacionales.

Protesta masiva. Antes, alrededor de 5.000 personas, según fuentes de la organización, se manifestaron por las calles de Gamonal para reclamar al alcalde de Burgos, Javier Lacalle, la paralización de las obras del bulevar de la calle Vitoria. La marcha fue la más numerosa de los cuatro días de protesta de los vecinos de este barrio de la capital burgalesa.

Tras celebrar una asamblea en el corazón de la calle Vitoria, los vecinos iniciaron una manifestación con destino la Comisaría de Burgos, donde solicitaron la liberación de los detenidos el pasado fin de semana durante los disturbios que tuvieron lugar en el epicentro del barrio de Gamonal. Los manifestantes reclamaron con diferentes consignas que el Ayuntamiento dé marcha atrás a unas obras que entienden como «innecesarias e injustas». La manifestación transcurrió sin incidentes, pese a que en uno de los momentos un grupo de vecinos increpó a un agente de la Policía Nacional.

A última hora de la tarde, los vecinos volvieron al barrio donde permanecieron concentrados al lado de unas obras que continúan paralizadas desde que comenzó la ‘revuelta’. A primera hora de la noche, algunas personas quemaron la caseta de obra mientras numerosos medios nacionales e internacionales están desplegados en la zona, en la que todavía son visibles los destrozos de los días anteriores. Los incidentes son seguidos desde sus ventanas otros tantos vecinos del antiguo pueblo de Gamonal, anexionado a la ciudad en la década de los 70.

Refuerzos policiales. Cerca de 130 agentes de la Policía Nacional componen ya el despliegue de la Dirección General de la Policía en el barrio de Gamonal de Burgos, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

Esta presencia policial ha ido aumentando con el paso de los días y podría seguir haciéndolo, indican estas fuentes. Así, la primera noche de disturbios del viernes al sábado había apenas 15 antidisturbios de un subgrupo de la UIP, además de los 30 UPR. La segunda noche, el número de antidisturbios ascendió a 30 por lo que el despliegue total ascendió a 60 efectivos.

Atención internacional. Las ediciones de prensa de papel y digital de numerosos medios de comunicación nacionales y extranjeros se han hecho eco de los sucesos callejeros en el barrio de Gamonal. En España, la mayor parte de los periódicos recogían noticias al respecto, y lo hacían también al menos un centenar de páginas digitales de medios informativos de EEUU, junto a los de otros países tan dispares como Italia, Filipinas, Líbano, Namibia, Jordania y Nueva Zelanda.