scorecardresearch

ERTE hasta fin de año para 317 trabajadores de Aernnova

R.C.G.
-

La medida entrará en vigor el 8 de marzo, después de que este mes se haya hecho efectivo el despido de 82 empleados

Las movilizaciones no lograron impedir la reducción de plantilla acometida recientemente por Aernnova. - Foto: DB

La crisis desatada por la pandemia ha llevado a Aernnova a despedir a 82 trabajadores, pero la medida no ha sido suficiente para garantizar la viabilidad de la planta, por lo que solo un mes después de hacerse efectiva la reducción de plantilla, la  compañía acaba de convocar un ERTE hasta final de año que afectará a 317 de los 370 empleados que quedan en la factoría ubicada en Berantevilla. 

El expediente anterior se cerró sin acuerdo tras una importante movilización social para exigir sin éxito a la dirección que reconsiderara su postura. Ahora el comité tendrá hasta el 8 de marzo para negociar  las condiciones, sobre todo en lo referente a los complementos salariales con los que compensar el dinero que se deja de percibir por los días de paro. 

El ERTE se aplicará de forma rotatoria de manera que a cada trabajador le tocarán 70 días más otros 5 de flexibilidad. Para ello se dividirá a la plantilla en tres grupos que se irán turnando semanalmente, y los viernes de todo el año la planta no tendrá actividad. 

La profunda crisis que atraviesa el sector aeronáutico debido al coronavirus añade incertidumbre al futuro de Aernnova, ya que la carga de trabajo se ha reducido en un alto porcentaje. Los principales clientes de la fábrica ubicada en territorio alavés, pero en la que trabajan decenas de mirandeses, son las grandes compañías como Airbus o Boeing, que han frenado casi todos sus pedidos a la espera de la evolución que siga a nivel mundial la crisis sanitaria. 

De algunos modelos como el Embraer 170/190, que antes se fabricaban piezas para más de cien unidades al año, ahora apenas hay pedidos para una veintena. En otros aviones ni siquiera se llega a esa cifra. 

La decisión de Aernnova de convocar un proceso de despidos masivo a finales del año pasado no fue bien acogida por el comité, que entendía que había fórmulas menos traumáticas (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este martes)