scorecardresearch

«Las primarias no son más que un entretenimiento»

Javier M. Faya (SPC)
-

JULIO ANGUITA • EXSECRETARIO GENERAL DEL PCE

«Las primarias no son más que un entretenimiento»

Contra la ceguera. Así se titula el último libro, de La esfera de los libros, de Julio Anguita, firmado al alimón con el periodista Julio Flor. Esas tres palabras resumen el sentir de gran parte de la sociedad española que, como rezaba recientemente una demoledora encuesta, está más que harta de los políticos.  

¿Tan ciegos estamos?

Lo que está ocurriendo hunde sus raíces en los 90, en la Segunda abducción del pueblo español; el mito de la UE. La primera fue con eso que se vendió como Transición. Hay que explicar la situación actual viendo la génesis de la misma.

¿No exagera un poco?

Fue una operación en la que se hizo de la necesidad virtud. Desde el Gobierno, desde la oposición, incluído el PCE, en el cual yo milito: Pactos de La Moncloa, salir de una crisis en detrimento de los derechos de los trabajadores... Se fabuló un discurso, el de la Monarquía como institución capaz de dirimir enfrentamientos del pasado. Hay una historia en la que solo se cuenta lo fabuloso y se tapaque los poderes del franquismo seguían ahí.

Pues los comunistas volvieron.

Hablamos de democracia en comparación con el franquismo, su negación absoluta. Hay algo, pero el pecado original surge: ley mordaza, la del aborto, los recortes...

Con todo el daño que le está haciendo Urdangarín a la Monarquía, ¿le harán ustedes los comunistas un monumento?

Cuando me dicen mis amigos que gracias a él veremos la República, siento cierto reparo:que venga por las vergüenzas de la Monarquía. La república coloca al hombre en el centro de todo, pero aquí, salvo excepciones, el concepto que se tiene es como continuación de la Segunda República o como una negación de la Monarquía, pero sin proyecto. Repetiríamos la Historia:la primera fue votada por monáquicos, la segunda iba sin plan. No quiero una Tercera abducción:¡República!, ¡república!, banderas tricolor en la calle y luego, ¿qué? Sin acuerdo, solo hay nostalgia.

¿Reformaría la Constitución?

Solo hay que cumplirla, pero el poder falsea la realidad.  

¡Menudo panorama! ¿Yqué hacemos?, ¿una revolución?

La gente tiene primero que saberlo. A ver si los políticos dejan de tirarse los trastos a la cabeza y piensan en el futuro, solo se critica el presente;esa es la política y no el juego de marionetas. ¿Qué pensión van a cobrar los que ahora tienen entre 25 y 35 años? (repite las pregunta varias veces a lo largo de la entrevista)? Ninguna.

Igual es la hora de los partidos bisagra que están saliendo ahora o ya llevaban tiempo (C’s, UPyD).

Bisagras... de una puerta. Al fundarse un partido, se crea un club. La degradación es tremenda.

¿Qué opina del pacto solapado IU-PP en Extremadura?

No es un pacto. solo se abstuvo. Soy ferviente partidario de esa decisión. No sé por qué IU tiene que ser el tendero, el báculo del PSOE.

¿Yla alianza andaluza?

Me parece mal. Se hizo rapidísimo. Tras los comicios, el PSOEse esperaba una ofensiva, y por eso preparó un grupo de asesores en la sala anexa. Se sorprendieron al ver que IUaceptaba todo. Así, ¿cómo es posible que la parte del salario de los profesores que es de la Junta, ésta se la haya retirado?

Pues se multiplicaron los funcionarios como panes y peces.

Solo tuve un funcionario cuando fui alcalde, mi secretario. Lo tremendo es que todas las fuerzas políticas, incluida la mía, es que se han metido en una Administración paralela. Es vergonzoso. El poder se ve como llegar al sitio y sacar provecho; Ahora nos toca a nosotros.

Vamos, que conquistamos América y luego me cuentas.

Efectivamente.  

Supongo que le da vergüenza ajena que el hermano de José Luis Centella y la hija de Willy Meier estén enchufados en la Junta.  

Ypropia.

Ya, pero esta tierra tiene mucho de folclore. Lo que vende es que la hija del fontanero llegue a presidenta de la comunidad.

Eso me recuerda a la España castiza, la que le cantaba a la Infanta Isabel La chata (risas), y también a un militar franquista que le decía que era demócrata;«campechano». En Madrid pasaba igual con Barranco (PSOE). «¡No quieren a Juanito porque es hijo de albañil!». Hay una especie de nobleza en sentido contrario a la de los Alba. Es una visión folclórica de la política.

Al igual que en UGT-A con Carmen Castilla, Díaz se hizo con el poder limpia, aunque protegiendo a su mentor, Griñán.

Las bases tragan. Están a gusto en la pereza de su ceguera.   

¿A que no sabe cuántos días libran los alemanes por casarse?

No, ¿cuántos?

¡Uno! Las comparaciones...

Que se guarden para ellos el modelo germánico. Y los japoneses. Estoy a favor de El elogio de la pereza, de Lafargue. Que en el horizonte de la sociedad del siglo XXIsolo esté trabajar se llama barbarie. El ser humano se debe a un sistema capitalista. Luego te vienen sindicalistas diciéndote «¡Es que allí se trabaja!». ¡Imbéciles! Si os estáis colocando grilletes como galeotes. De vez en cuando, habría que ir a Alemania a partirles la boca. No hay cosa peor que un pueblo dejándose arrastrar por unos valores que le atan en aras de la patria. A mí la patria me da miedo.

Hablemos de la nuestra. ¿Le preocupa Cataluña?

Me da igual. Es problema de la burguesía catalana. ¿Qué estupidez es esa del derecho a decidir? Es una mojigatería. Es como decir cáspita en vez de coño (risas).    

Pues anda que no traga ERC apoyando medidas antisociales.

Eso no tiene nombre. La izquierda catalana es muy responsable de lo que está pasando, se ha plegado al discurso burgués. Creo que CiU se ha dado cuenta de que ha metido la pata, y como Esquerra está en la sombra...

Los sondeos bendicen que no esté en primera línea.

¿Ve? Solo le preocupa conquistar. ¿Para qué quiere usted llegar?

Supongo que también le traerá al pairo las primarias del PSOE.

También. ¿Sabe quién fue el primer partido que las organizó?IU en Madrid, en 1993. Ah, y los que insistieron en celebrarlas -Almeida, Sartorius...-, tras perder, denunciaron manipulación.

No le veo muy entusiasmado.

Las primarias entretienen al personal. Como un minué. Yel programa económico es el mismo, da igual si gana menganito o fulanito.