scorecardresearch

Simula un robo tras gastar mucho en la tragaperras de su bar

DB
-

Contó que dos individuos encapuchados entraron en su local, que uno de ellos le puso un cuchillo en el cuello y que le sustrajeron 4.100 euros de la caja registradora, de la lotería y de la máquina tragaperras. Fue arrestado por denuncia falsa

La denuncia falsa es delito y es motivo de detención, recuerda la Policía.

La Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano de la Comisaría Provincial de Burgos recibió a principios de este mes de noviembre una denuncia de un ciudadano que comunicaba haber sido víctima de un robo con violencia e intimidación por parte de dos hombres mientras se encontraba limpiando en el interior del bar que regenta.

Según manifestó, dos encapuchados habían irrumpido en su local cuando tenía la persiana a media altura mientras realizaba labores de limpieza. El suceso habría tenido lugar poco después de las seis de la mañana y uno de los individuos le habría sujetado por detrás e inmovilizado, poniéndole un cuchillo en el cuello bajo amenaza de herirle si se movía. Al mismo tiempo, el otro asaltante cogía el dinero de la caja registradora, el correspondiente a la lotería de navidad y el de la máquina tragaperras, sumando un total de 4.100 euros.

El denunciante contaba que dichos individuos, al romper el cristal de la máquina tragaperras, habían podido acceder al interior de la máquina y sustraer la recaudación que ascendía a 2.900 euros. En ese momento y antes de marcharse, todo ello según lo narrado por el denunciante, el sujeto que lo mantenía amenazado le había empujado contra el suelo, causándole lesiones en una mano, por lo que al denunciar presentaba un parte médico expedido en el Hospital Universitario de Burgos, donde había acudido para ser asistido.

Al iniciar las investigación y hacer las comprobaciones, los agentes detectaron ciertas contradicciones en el relato de la supuesta víctima. Había dudas en relación a cómo habían sucedido los hechos, el horario y el acceso al cajetín de la máquina tragaperras por parte de los asaltantes. Es por ello que nuevamente citaron al denunciante para que acudiera a dependencias policiales y aclarar todos los extremos.

Con la certeza y las pruebas concluyentes que descartaban que el delito denunciado hubiera ocurrido, el denunciante tras personarse en la Comisaría Provincial fue arrestado por un presunto delito de simulación del delito y robo con fuerza.

La realidad es que el detenido, propietario del establecimiento, habría estado jugando a la máquina tragaperras durante horas después del cierre del local y habría perdido una importante cantidad de dinero, intentando encubrir con una denuncia por robo la verdad de lo ocurrido.

Cuando un ciudadano presenta y firma una denuncia tiene la obligación legal de decir la verdad, incurriendo en responsabilidad penal si imputara falsamente a una persona o simulara ser responsable o víctima de una infracción penal. La Policía Nacional investigará todas las denuncias interpuestas en este sentido. Con estas conductas se ocasionan perjuicios a otros ciudadanos que verdaderamente han sido víctimas de un hecho delictivo, haciendo un uso inadecuado de los recursos humanos y materiales.