Lo que la Catedral esconde

I.L.H.
-

Energanova mantiene los plazos para tener aclimatado el templo a finales de noviembre. El 90% de la instalación discurre bajo la basílica

Bajo las rejillas habrá 7 aparatos ocultos. - Foto: Energanova

«La parte más compleja es la que no se ve». Y a las palabras del director de la empresa gallega Energanova, Javier Méndez, habría que añadir que también es la más espectacular. Porque no siempre es posible ver a un instalador portando el material, alumbrando y recorriendo a gatas unos conductos de 80 centímetros de diámetro y más de 100 metros de longitud que están «escondidos» bajo la Catedral. «Parece más el trabajo de un minero que el de un instalador», advierte Méndez.

Las galerías se construyeron a principios del siglo XX para hacer operativo un sistema de calefacción de aire. Cien años después aquellos conductos se están aprovechando para lo mismo, aunque con la tecnología del siglo XXI. Las fotografías captadas con los móviles de los trabajadores sirven para comprobar las dificultades de acceso y movimiento, y para verificar que los plazos se van cumpliendo. La empresa habló del 21 de noviembre como fecha para entregar la obra de climatización y, como mucho, pueden retrasarse una semana por «la propia agenda de actividades de la Catedral, para que la colocación del suelo radiante en el presbiterio no interfiera en sus ritmos», detalla Méndez.

Ya están concluidas las labores más arduas necesarias para llevar las tuberías y cables desde la sala de calderas por el subsuelo del templo y lo que ahora queda es el trabajo en el interior. Bajo las rejillas de algunas zonas (coro, trascoro y nave principal) se están colocando los ventiloconvectores que van ocultos. Por estos equipos pasa agua caliente y, mediante un sistema de ventilación, emiten aire caliente al interior de la basílica para conseguir una temperatura de 15º.

Los ventiloconvectores de superficie, por donde pasa agua que sale como aire caliente, son de poca altura. Los ventiloconvectores de superficie, por donde pasa agua que sale como aire caliente, son de poca altura. - Foto: Energanova

Allí donde no llegan los antiguos conductos se han colocado tuberías de cobre envejecido sin aislar que desembocan en ventiloconvectores de madera. Estos aparatos son de poca altura (dos escalones, aproximadamente) con la intención de que pasen lo más desapercibido posible para el visitante.