scorecardresearch
René Payo

Del Ayer al Hoy

René Payo


Tiempo para el Español

31/05/2022

He recibido, con enorme alegría, la noticia de que los nuevos responsables de la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León tienen entre sus planes estratégicos impulsar a Burgos como centro de investigación y difusión del Español. Es esta una vieja aspiración en la que otros territorios nos llevan varias cabezas de adelanto. Por un lado, La Rioja que ha sabido, con enorme fortuna, acuñar la idea de que fue en el valle emilianense donde surgió esta potente lengua. Por otro, muchas ciudades, con sus universidades en vanguardia, han tenido el talento de generar flujos de estudiantes extranjeros que más allá de allegar riqueza a esas urbes se han convertido en cualificados embajadores de sus excelencias e impulsar nuevas visitas de viajeros a los que Burgos puede y debe aspirar: los turistas culturales.

Parece que ahora la cosa va en serio para Burgos. Por un lado, se seguirá indagando, como ya lo venía haciendo el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua con impresionantes resultados científicos, en los orígenes y en la evolución del Español. Por otro, se tratará de crear una marca en torno a esta ciudad y a lugares tan emblemáticos para entender los orígenes de nuestro idioma como Valpuesta y Silos. La tercera pata debería ser, a mi entender, el desarrollo de un potente compromiso con la enseñanza y difusión de nuestra lengua. En este sentido quiero traer a colación la experiencia de las ciudades italianas de Perugia y Siena, cuyas universidades he tenido la oportunidad de conocer de primera mano por recientes compromisos investigadores y docentes, en las que sus famosos centros conocidos como Universitá per Stranieri llevan varias décadas trabajando sin descanso en la difusión de la lengua de Dante y de la riquísima cultura e historia de Italia entre los extranjeros. Ambas son ciudades muy parecidas a Burgos y reciben cada año miles de alumnos foráneos deseosos de imbuirse y progresar en la cultura itálica. Quizá podrían ser un modelo que nos permitiera salir de la escasa e injustificada relevancia que sigue teniendo nuestra ciudad en la enseñanza internacional del español.