Congelados sí, congregados pocos

I.L.H.
-
La pintura y el disfraz hacían difícil reconocer al director del Ballet Contemporáneo de Burgos, Alberto Estébanez. - Foto: Luis López Araico

Alberto Estébanez jugó con la letra 'c' en su pregón para hablar del Carnaval en la calle de la Castilla del Cid. El frío hizo mella en la participación, que fue escasa con y sin disfraz

Unos cuantos pulpos rosas la mar de salados y poco más. Los moluscos de la Peña Aramburu y su charanga fueron casi los únicos que acudieron al pregón disfrazados. Un payaso con el sombrero del Tío Sam repartiendo dinero en la cola de las sopas de ajo, cuatro niños uniformados y pare usted de contar. Bueno, si el pregonero también cuenta, debemos mencionar el atuendo de personaje de cómic que hacía difícil reconocer a Alberto Estébanez bajo la pintura y el disfraz diseñado por el Centro de Belleza Marta Antón. El director del Ballet Contemporáneo de Burgos le puso entusiasmo para animar una Plaza Mayor muy poco concurrida e hiló su pregón jugando con la letra 'c', la misma con la que empezó saludando a los «congregados y congelados».