scorecardresearch

PSOE e IU piden aIbáñez que deje la UBU y tenga dedicación exclusiva

A.R. / C.M. / Burgos
-

El socialista Luis Escribano se pregunta por qué otros ediles del PP con menos carga de trabajo están liberados y él no. Raúl Salinero exige al vicealcalde que pida una excedencia

La renuncia del vicealcalde y portavoz municipal del PP, Ángel Ibáñez, a la jefatura de la Unidad de Empleo de la UBUno es suficiente para los concejales del PSOE e Izquierda Unida y así lo manifestaron ayer sus portavoces en rueda de prensa.

El socialista Luis Escribano consideró que «la solución sigue siendo incompleta» y se preguntó cómo se puede entender que otros concejales de su grupo tengan dedicación exclusiva y él, con mayor carga de trabajo, no.

Por su parte, Raúl Salinero (IU) consideró que Ibáñez debería pedir una excedencia a la Universidad «para cumplir sus responsabilidades en el Ayuntamiento como vicealcalde, con la dedicación que ello conlleva». Además, el concejal reclamó que la situación se «normalice, antes de que sea escandalosa». Yes que, según Salinero, la renuncia a la jefatura le supone algo más de 200 euros al mes (más de 3.100 al año, al tener 15 pagas). Sin embargo, y según ha podido saber este periódico, sigue cobrando por trabajar en la UBU como técnico más de 30.000 euros anuales.

En la misma línea, Salinero recordó que desde principios de este año la institución académica implantó de manera provisional el denominado Control Horario del Personal de Administración y Servicios, pero que a partir de enero de 2013 será definitivo «y si el señor Ibáñez no cumple con sus horas, tendrán que rescindirle el contrato».

cartas y sanciones. La institución académica ha estado perfeccionando el sistema telemático para evitar posibles deficiencias o errores y ajustarlo al máximo, de modo que a partir de principios del próximo año ya no serán meras advertencias las que se hagan a quienes incumplan su horario (se enviarán cartas informativas próximamente), sino que se aplicarán sanciones por ausencias sin justificar. Por ello, Ibáñez tendrá que someterse a este control como el resto de trabajadores.

Además, la institución le obliga a justificar mensualmente las ausencias y le exige un informe del secretario del Ayuntamiento que justifique las horas que dedica a su cargo público.

Finalmente, el portavoz de Izquierda Unidad opinó que el anuncio hecho por el propio vicealcalde -publicado por Diario de Burgoshace una semana- en cuanto a que había escrito al rector, Alfonso Murillo, para comunicarle su deseo de renunciar a ser jefe de la Unidad de Empleo, sólo supone «maquillar la actual situación».

Por su parte, Escribano insistió en que el grupo municipal socialista «hubiera preferido que Ibáñez tuviera dedicación exclusiva desde el principio dadas sus responsabilidades municipales». Por ello, instó a que la decisión «se resuelva mejor».