scorecardresearch

El IPC determina el alza del sueldo de solo 6.700 burgaleses

L.M.
-

El transporte y las bodegas son los dos únicos convenios sectoriales en la provincia cuyos trabajadores ya tienen garantizada una subida en función de cómo vaya la inflación

El convenio del transporte afecta a 452 compañías de toda la provincia. - Foto: Alberto Rodrigo

La patronal de empresas del Metal, Femebur, firmó ayer martes con los sindicatos las tablas salariales correspondientes al 2022. El 1,5% de subida de las nóminas pactado para ese ejercicio ha terminado por elevarse hasta el 5,7% gracias a la cláusula de revisión salarial en base al IPC incluida en el convenio. Aunque este marco laboral quedó caduco el 1 de enero y tendrá que negociarse este año, el sector siderometalúrgico es uno de los pocos que aún resisten con esa disposición para revalorizar los salarios en función de la inflación.

En estos momentos únicamente dos convenios, el del transporte y el de bodegas y distribuidores, tienen en vigor esta cláusula. En total comprenden las nóminas de 6.709 trabajadores en la provincia, que tienen garantizada una revisión al finalizar el 2023 de sus salarios. El resto de los afiliados burgaleses, unos 139.000, no tienen a su disposición esta salida en estos momentos. No obstante, cabe la posibilidad de que la incorporen a sus convenios durante el presente ejercicio: tanto el del Metal como el de confiterías, panaderías o herboristerías la incluían hasta el último pacto, que decayó el 1 de enero. En las conversaciones para rubricar un nuevo convenio durante este 2023 a buen seguro que será una de las demandas fundamentales de la parte social.

(Más información, en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)