Los dueños de La Santé alquilaron a Adif el terreno

P.C.P.
-

15 colectivos de la Bureba y Merindades exigen que explique por qué pactó el desvío de la vía verde en favor de un particular y que se retome el camino original

Obras en la Vía Verde entre Santelices y Dosante, en marzo. - Foto: Ana Castellanos

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias ha arrojado luz sobre la controversia suscitada en los últimos meses en torno al trazado de la vía verde que recorrerá el antiguo Santander-Mediterraneo a su paso por Oña. Los propietarios de la Finca La Santé, en el centro de la polémica, tienen alquilado a Adif el terreno que ocupó la línea ferroviaria, después de que el Ceder Merindades llegase a un acuerdo con ellos para modificar el proyecto y excluir ese paso.
El organismo ferroviario ha contestado así a la consulta formulada por una quincena de asociaciones de la Bureba y Merindades que reivindican que se respete el trazado original del camino y que no se dé un trato de favor a los dueños de la finca, el Grupo Asuari. Su movilización llega después de que se interesaran por una supuesta paralización de las obras en este tramo, ya que según explican, «el desvío planteado no está en la actualidad en disposición de ser ejecutado todavía debido a que, según el Ministerio de Agricultura, encargado de las obras, el proyecto presenta diversas dificultades técnicas y es necesaria su actualización», apuntan.
Hace ya 4 años que Adif como propietario de la vía S-M, firmó con el Ceder Merindades un convenio de arrendamiento de los terrenos «correspondientes a la infraestructura de la explanación del ferrocarril fuera de servicio de parte de la línea CalatayudCidad/Dosante», entre los puntos kilométricos 304/715 y 365/626.
En febrero de 2018, el Ceder pidió «la modificación del convenio, todavía vigente, en el sentido de excluir de su objeto los terrenos del trazado comprendidos entre los PP.KK. 313/765 y 315/238, toda vez que, según se indicaba en la solicitud, los promotores habían llegado a un acuerdo con la propiedad de la Finca La Santé, en el municipio de Oña, por el que el trazado de la nueva infraestructura a crear se había modificado a su paso por la misma», lo que se materializó un mes después en un protocolo, que no alteró « el resto de las condiciones y obligaciones contenidas» en el convenio inicial, sin especificar si se rebajó el precio del alquiler.
Un año después, en febrero de 2019, el Grupo Asuari y Adif firmaron un contrato de alquiler de los terrenos excluidos del convenio con el Ceder, «al haber variado el trazado previsto para el Camino Natural y no formar éstos ya parte del mismo», sin que haya trascendido su duración.
Tras conocer la respuesta, las asociaciones exigen en una nota de prensa «transparencia al Ceder Merindades» y le instan a que exponga los motivos por los que pactó el desvío en favor de los propietarios de Santé, «sobre todo cuando la trama de la vía es de titularidad pública y no existía ningún impedimento legal para respetar el trazado histórico del ferrocarril». 
Asimismo, piden al Ceder y al Ministerio de Agricultura «que apliquen la cláusula del contrato de arrendamiento» que, según informa el organismo ferroviario en su contestación, permite su resolución y extinción si «por razones urbanísticas se decidiera por ADIF o la administración actuante el cambio de uso del inmueble».