Las tensiones del Diálogo Social arriesgan el plan de empleo

SPC
-

Sindicatos y patronal salen «decepcionados» de la reunión con la Junta y ven en «serio peligro» la firma del texto porque ahora se rechaza incluir ayudas a los ERTE por causas organizativas

Las tensiones del Diálogo Social arriesgan el plan de empleo - Foto: mir_ical

La firma del plan de choque para el empleo en Castilla y León en el seno del Diálogo Social está en «serio peligro» tras la tercera reunión que mantuvieron ayer los responsables de la Junta, con el viceconsejero David Martín, a la cabeza, y CCOO, UGT y Cecale. El documento, que el presidente de la Junta, AlfonsoFernández Mañueco, se comprometió a cerrar en «tres semanas», de las que ya han pasado dos, sigue  estancado y sin visos de cerrarse. Sindicatos y patronal lamentaron que desde el Ejecutivo autonómico sigan sin querer hablan de incluir en el programa los complementos para trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP) ni de ampliar las partidas para formación a desempleados. Una negativa que supondría el segundo varapalo de los agentes del Diálogo Social a la Junta, después de que hace unas semanas tumbaran la propuesta la consejera de Empleo, Carlota Amigo, de crear comisiones especializadas dentro del modelo de concertación. El vicesecretario de UGT, Evelio Angulo, constató que la «cosa va mal» porque «no quieren tratar determinados temas de los ERTE», una situación que someterán a «un proceso de análisis interno» porque así «no es posible firmar». «No pueden decirnos que va haber mimbres para el acuerdo y ahora no hay ayudas ni para ERTE ni para formación», dijo, para sentenciar que «el proceso de negociación está bastante complicado» y están «defraudados por la posición del representante de la Junta» que revela su visión respecto al Diálogo Social.
Por su parte, el secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de CCOO en Castilla y León, Saturnino Fernández, aseguró a Ical, que la mesa negociadora «corre un gran riesgo» porque «parecía que iba a ver ayudas a los ERTE y a la formación y no hay ni una cosa ni de otra». Al respecto, incidió en que ya advirtieron al Ejecutivo que para suscribir un acuerdo debía haber «mimbres para salir del atasco y no los hay». Fernández resumió que «así es imposible el acuerdo» y constató que tras el encuentro de ayer «emplazaron» a la Junta a «dar marcha atrás», para cargar contra los negociadores encabezados por el viceconsejero de Empleo, porque «no han dado la talla». «Llevamos tres reuniones mareando la perdiz, lo que refleja una mala fe negociadora. Espero que se reconduzca pero el viceconsejero no ha estado a la altura», dijo, anunciar que apelarán a la consejera y al Gobierno en su conjunto para que salga adelante este plan incluido en el pacto político frente a la covid-19. Saturnino Fernández insistió en que «así no es posible» y defendió que no piden «nada imposible» sino que se reconduzcan los incumplimientos y se satisfagan los acuerdos que alcanzan trabajadores y empresas y se amplíe el dinero para formación.
Por último, el secretario de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), David Esteban, lamentó que «se ha dado un paso atrás» en las negociaciones, y visiblemente molesto, recordó que se esperaba introducir compromisos y suscribir el acuerdo en tres semanas, pero «tal y como esta la cosa va a haber que echar más horas para que pueda salir adelante».