La constructora abandona el centro de salud del Silo

C.M.
-

La Junta rechaza un modificado del proyecto y convocará un nuevo concurso para acabar el 66% de la obra que queda. Esto supondrá, como mínimo, medio año de retraso

La constructora abandona el centro de salud del Silo - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Malas noticias para las infraestructuras sanitarias. La empresa Vialterra, que resultó adjudicataria de las obras de construcción del centro de salud del Silo, ha presentado su renuncia a continuar a la Junta de Castilla y León y será necesario convocar un nuevo concurso, lo que podría retrasar la puesta en marcha de la nueva dotación al menos medio año sobre las previsiones iniciales. La construcción se ha parado cuando estaba ejecutada a un 34% del proyecto.
La empresa jienense se llevó la obra en la licitación por un importe de 4.529.550 euros, un 16% por debajo del presupuesto base (5.414.237 euros) y un plazo de ejecución de 18 meses. Los trabajos comenzaron en enero de este año y discurrían con normalidad e, incluso, por encima de los plazos previstos por la buena climatología pero en agosto Vialterra solicitó a la Junta un modificado del proyecto para compensar la baja de 884.687 euros y decidió parar las obras.
Las negociaciones mantenidas en el último mes entre los representantes regionales y la empresa para que siguiera con los trabajos no han dado sus frutos y ha solicitado la devolución de la fianza, algo que al parecer no se va a aceptar por parte de la administración regional. Poco a poco en el mes de septiembre fue retirando toda la maquinaria que había en la obra, salvo una hormigonera y una grúa al ver que sus pretensiones no eran atendidas y presentar la renuncia.
El gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel, y la directora general de Infraestructuras, María Ángeles Cisneros, ha tratado hasta el último momento de que la empresa continuara con la obra pero no ha sido posible. La única salida es la convocatoria de un nuevo concurso para finalizar el 66% de los trabajos que quedan (la estructura del edificio está prácticamente concluida), lo que según las primeras estimaciones retrasará la obra al menos medio año sobre los plazos iniciales.
Primero será necesario redactar el pliego de condiciones, publicar la convocatoria del concurso en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) debido al volumen del coste, estudiar las ofertas presentadas, adjudicar la obra y firmar el contrato.
Las previsiones iniciales eran finalizar la construcción del edificio en junio de 2020 aunque posteriormente tendrían que añadirse otros tres meses para el equipamiento, de modo que la dotación sanitaria estaría en funcionamiento a finales de ese año. Sin embargo, con las nuevas complicaciones no será una realidad hasta mediados de 2021 si no se producen más problemas.
Los responsables de la Consejería de Sanidad tienen previsto mantener una reunión con miembros de la Plataforma Centro de Salud Ya para trasladarles la situación.
una demanda de 2003. La construcción del nuevo centro de salud del Silo es una demanda de usuarios, profesionales y vecinos que se arrastra desde 2003 debido a que el actual de Federico García Lorca, construido hace más de 30 años, no reúne las condiciones adecuadas. Hay consultas ciegas o tres salas de enfermería para 10 profesionales. Además se ha quedado pequeño para atender a los más de 18.000 usuarios de los barrios G-9, La Ventilla, Gamonal, Castañares o Capiscol. En 2009 se aprobó su construcción, una vez que el Ayuntamiento cedió los terrenos, y se hizo el proyecto en 2011 pero, tras figurar partida para su construcción en los presupuestos regionales, se dejó pendiente con la llegada de la crisis. De hecho se anunció que funcionaría en 2013. El tiempo fue pasando sin que la dotación avanzara que en 2016 se retomaron tras las protestas vecinales.
La Junta tomó nota y puso en marcha la lenta maquinaria administrativa ese mismo año. Hubo que modificar el proyecto redactado en su día, consignar partidas presupuestarias plurianuales y convocar el concurso, lo que no se produjo hasta el año 2018. El resto del devenir es lo ya conocido y la obra parece estar gafada, al igual que el parque tecnológico.
El nuevo centro se ubica en una parcela de más de 5.000 metros cuadrados entre el silo de Capiscol y el bulevar. Tendrá una superficie útil de 3.548 metros cuadrados frente a los 895 actuales, lo que permitirá que de las dependencias disponibles para pacientes y profesionales pasen de 18 a 68 espacios.
En el plan funcional del nuevo centro se prevé una zona de Atención Primaria (con 12 consultas de Medicina General y 12 de Enfermería, 2 de Pediatría y 2 de Enfermería pediátrica, 2 consultas polivalentes, sala de técnicas y curas y 32 zonas de espera).
También habrá otras dedicadas a la extracción analítica (con sala de extracción y laboratorio y área de espera); zona de atención continuada (en la que ubicará la recepción, área de espera, 4 consultas de atención continuada, sala de emergencias polivalente, sala de urgencias, base de soporte vital básico; unidad de profilaxis obstétrica (consulta de matrona; sala de usos múltiples, almacén, vestuarios adaptados con aseo y zona de espera); y la unidad de rehabilitación (con consulta de fisioterapia, sala de cinesiterapia, 5 boxes, almacén anexo específico y 2 vestuarios adaptados. A ello se suma un despacho para el trabajador social.
El presupuesto de la dotación sanitaria asciende a 5.414.237 euros (si se suma el coste del proyecto y la dirección facultativa suma 5,76 millones). A estas cifras habría que sumar el coste del equipamiento médico y de enfermería, de modo que superará finalmente los 6 millones de euros.