Aciturri cierra el acuerdo para despedir a 73 trabajadores

R.C.G.-Ó.C.
-

La empresa aplicará un ERTE rotativo en 33 puestos. La compañía se compromete a poner en marcha un plan de recolocación y alcanzar al 75% de los afectados

Las plantas de Ircio y calle Orón refrendaron ayer el acuerdo.

Aciturri despedirá a 73 trabajadores de las plantas de Miranda y Berantevilla. El grupo cerró ayer el acuerdo con los sindicatos en el último día del proceso de negociación, tras un intenso mes en el que la empresa ha tenido que ceder en sus pretensiones iniciales, ya que su idea era eliminar 122 puestos en la ciudad. 

Finalmente serán algo más de la mitad aunque para aproximarse a ese número se aplicará un ERTE (a 33 trabajadores), que en algunos casos se extenderá hasta junio del próximo año y en otros hasta diciembre. Dicho expediente será rotativo, como pretendían los trabajadores, aunque no se repartirá de igual forma entre todos los afectados. 

Aunque en líneas generales el acuerdo con las cuatro plantas del entorno mirandés es similar, hay matices entre la propuesta firmada por los comités de cada una, ya que las instalaciones de Ircio y calle Orón pertenecen a una filial, mientras que la nave de calle Ayuelas y la de Berantevilla se integran en otra. Las negociaciones han discurrido paralelas, pero por separado. De hecho, hay trabajadores que ya votaron ayer el acuerdo en un referéndum mientras que otros lo han hecho hoy, porque sus representantes sindicales estuvieron reunidos con la dirección hasta entrada la noche.

En todos los casos, los despedidos percibirán una indemnización de 33 días aunque hay diferencia en el tope, uno de los aspectos que alargó la negociación porque en Aeroestructures el máximo será de 100.000 euros al haber trabajadores con más antigüedad, mientras que en Aeroengines la cantidad que marca el techo es 60.000 euros. También se fija un mínimo de 6.000 euros en todos los supuestos para quienes lleven poco tiempo en la empresa y no alcancen esa cifra. 

Desde hoy está abierto un plazo de cinco días para solicitar las salidas voluntarias, uno de los puntos defendidos por los comités desde el principio para mitigar el impacto de la reducción de plantilla, aunque la empresa se guarda el derecho a veto de algunas solicitudes y limita la cantidad de personas de más de 50 años que pueden irse. Si de forma voluntaria no se alcanza la cifra de despidos, será Aciturri la que designe al resto hasta completar el número pactado. 

En las plantas de Ircio y Orón, serán 28 los despedidos y otros 25 los puestos afectados por el ERTE, de los cuales 11 verán suspendidos sus contratos hasta junio y 14 hasta diciembre de 2021. Estos últimos pueden acogerse también voluntariamente al despido. 

En Berantevilla se prescindirá de 10 personas y una más irá al expediente temporal. En Ayuelas perderán su puesto 35 empleados y otros 7 entrarán al ERTE. 

Plan futuro. Desde que Aciturri anunció su intención de reducir un 30% su plantilla, los sindicatos calificaron la medida como precipitada, ya que entienden que la actual crisis es pasajera, al no responder a problemas estructurales del grupo sino a los efectos del coronavirus. Por este motivo, su apuesta siempre ha ido encaminada a conservar el mayor número de empleos, sobre todo porque las previsiones a medio plazo invitan a pensar en que si el mercado repunta hará falta contratar para recuperar los niveles de producción previos. 

Por este motivo, en el acuerdo firmado ayer, se contempla también una bolsa de trabajo de nueve meses, para que los empleados que ahora se van a la calle puedan regresar si durante este periodo la situación mejora y Aciturri necesita incorporar personal a la plantilla.

Además, la compañía se ha comprometido a poner en marcha un plan de recolocación -pretende alcanzar al 75% de los despedidos-, ya que es una de las firmas de referencia en la ciudad y tiene un contacto fluido con clientes y empresas de menor tamaño que dependen de su actividad y que precisan personal con los perfiles laborales de los trabajadores despedidos.