scorecardresearch

Dos agresiones más en la calle Hospicio

L.N.
-

La primera pelea ocurrió el 29 de madrugada y el sospechoso huyó pero ya ha sido detenido. En la segunda, el sábado, un implicado sufrió un corte en la cara

Dos agresiones más en la calle Hospicio - Foto: Christian Castrillo

El puente de Todos los Santos terminó con un total de 157 intervenciones de la Policía Local de Aranda de Duero. Días festivos a la par que "muy intensos" en los que se han registrado nuevas agresiones en la calle Hospicio, en el barrio de Santa Catalina. 

La primera tuvo lugar en la madrugada del jueves al viernes, a eso de las tres de la mañana fuera de un conocido establecimiento de ocio nocturno. Uno de los heridos, que posteriormente denunció los hechos, sufrió cortes en el brazo. El agresor, como informan fuentes policiales, salió huyendo. No obstante, las investigaciones de la Policía Nacional dieron sus frutos y tras identificar al autor de los hechos se procedió a su detención. 

Apenas unas horas después se produjo la segunda pelea. Fue el sábado a las siete de la madrugada. En esta ocasión, uno de los heridos sufrió un corte en la cara, de acuerdo con las citadas fuentes policiales, que relatan que recibieron un aviso por una disputa que estaba teniendo lugar entre dos individuos en la vía pública. A su llegada, los agentes se encontraron con que uno de ellos presentaba una herida sangrante en la cara. Se procedió a dar aviso a los servicios sanitarios y a la detención del agresor. 

Dos detenciones que engrosan la lista de arrestos fruto de reyertas ligadas la mezcla de alcohol y noche en la calle Hospicio, que se habían frenado en los últimos meses tras un pico durante el verano. En la primera semana de julio, la Policía Nacional de la capital ribereña detuvo a siete personas por participar en varias peleas en dicha calle, normalmente a altas horas de la madrugada. Una de ellas terminó con el traslado de un joven al Hospital de los Santos Reyes. 

Después llegaron otras ocho detenciones por motivos similares. En total, 15 arrestos en tres fines de semana y otros tantos identificados fruto de la colaboración entre Policía Local y Policía Nacional. 

Según las citadas fuentes, los incidentes suelen producirse en el mismo tramo de la calle Hospicio, en torno a dos establecimientos. Comienzan en el interior, se conjugan factores como el repunte del ocio nocturno tras las restricciones anticovid, el alcohol y la noche, y luego se trasladan a la calle y se convierten en rimas tumultuarias. 

Investigación. Por otra parte, los agentes de la Policía Local arandina acudieron en la madrugada del domingo al lunes a un aviso en el kilómetro 160 de la carretera Madrid-Irún, en el término municipal de Aranda. Se alertaba de una llamada por la supuesta caída de un varón. No obstante, las lesiones que presentaba, como arañazos y una inflamación notable en la nariz y un ojo, "no correspondían exactamente con una caída sino con una posible agresión, por lo que se está investigando". 

Asimismo, junto con agentes de Policía Nacional, se procedió a detener el domingo a un varón por presunta violencia de género contra su pareja. Ambos mantuvieron una "discusión muy fuerte en la vía pública" a eso de las cuatro de la madrugada. La víctima había sufrido lesiones y precisó asistencia sanitaria en el hospital. 

El Día de Todos los Santos, igual que el resto del fin de semana, también resultó "muy intenso" para los efectivos de la Policía Local, que no sólo atendieron diversas quejas de vecinos por ruidos en viviendas, sino que también intervinieron a tiempo en un intento de suicidio. Consiguieron taponar una herida y estabilizar a la persona hasta que llegaron los servicios sanitarios. 

En otro orden de asuntos, los agentes, que se ocuparon de vigilar la afluencia al cementerio arandino, se desplazaron hasta el punto limpio, donde hubo un intento de robo. Localizaron uno de los vehículos implicados en la sustracción de chatarra, pero su conductor se montó en otro y se dio a la fuga.