scorecardresearch

Feroz ofensiva en el Donbás

Agencias
-

Rusia endurece sus ataques en el este de Ucrania y estrecha el cerco sobre la estratégica ciudad de Severodonetsk

La región de Lugansk está prácticamente ocupada por las tropas de Moscú. - Foto: CARLOS BARRIA

Sin prisa, pero sin pausa. Esa parece ser la consigna de Rusia en su plan por hacerse con el control del Donbás, donde ayer aceleró su ofensiva en Severodonetsk, un bastión clave en Lugansk que se teme que pueda acabar convertido en la nueva Mariúpol por la intensidad de los combates y que, como apuntó Moscú, se encuentra ya totalmente cercada.

Según apuntaron fuentes castrenses de Kiev, al menos 14 civiles murieron y 15 más resultaron heridos como resultado de los bombardeos las regiones orientales en la última jornada, durante la que las tropas invasoras dispararon contra 39 asentamientos de Donetsk y Lugansk, «destruyendo y dañando más de 60 objetivos civiles, entre ellos 50 edificios residenciales, un hospital un centro comercial y una central eléctrica».

Pero el principal escenario del conflicto es ahora Severodonetsk, donde «los ocupantes han decidido destruir completamente la ciudad. Simplemente la están borrando de la faz de la Tierra», lamentó Serhiy Gaidai, gobernador de Lugansk, quien explicó que la intensidad de los ataques ya no permite evacuar a las más de 10.000 personas que aún permanecen en la urbe -que contaba con una población de más de 100.000 habitantes y, además de ser estratégico geográficamente, también es uno de los mayores centros industriales del este de Ucrania-.

«La situación empeora cada hora», avisó Gaidai, quien agregó que el futuro del actual avance ruso en la región, donde Moscú controlan ya más del 90 por ciento de los territorios, se decidirá esta semana. «Nuestras tropas tienen que aguantar hasta sábado y domingo, los orcos (en referencia a militares rusos) se cansarán y la situación se puede estabilizar», subrayó.

Mientras, las autoridades de Ucrania admitieron que se avecina «un mes difícil» para el país, especialmente en el Donbás. «A pesar de todos nuestros logros durante tres meses, tenemos por delante posiblemente una de las fases más complicadas de la guerra», apuntó un portavoz, que reconoció que la fase activa de los combates no puede prolongarse por mucho tiempo, pero alertó de que «aún va a durar». «Dependiendo de los resultados de la gran batalla por el Donbás, se podrá decir a dónde vamos», explicó.

Pero los avances no solo son en el campo de batalla. Rusia continúa con sus esfuerzos para consolidar su presencia en los territorios ocupados en el sur de Ucrania y anunció una iniciativa para simplificar la concesión de ciudadanía rusa a los habitantes de las regiones de Jersón y Zaporiyia.

El decreto, firmado por el presidente, Vladimir Putin, extiende así a estas dos regiones ucranianas una norma que entró en vigor en 2019 para los habitantes de Donetsk y Lugansk, que Moscú reconoció como Estados independientes en febrero de 2022, tres días antes de comenzar la campaña militar en Ucrania.