scorecardresearch

El 'boom' de agosto reactiva los pisos turísticos

R.E.M.
-

Las vueltas ciclistas y el VIII Centenario permitieron llenar tras un flojo julio. Con el Camino de Santiago sin despegar, ahora se conformarán con los fines de semana

El 'boom' de agosto reactiva los pisos turísticos - Foto: Jonathan Tajes

Como un gran alivio se vivió el mes de agosto en el sector de los pisos turísticos en Burgos con el auténtico ‘boom’ de reservas después de que en junio se notase una lenta reactivación tras el fin del estado de alarma y de que en julio no se lograsen unos datos tan positivos como los esperados. Las actividades organizadas en la ciudad permitieron esta reactivación y hacen que ahora se pueda mirar al futuro con optimismo, aunque teniendo en cuenta que el Camino de Santiago, fundamental para ellas, sigue sin arrancar y que los hábitos de la población han cambiado con la pandemia y pocos se ariesgan a alquilar un alojamiento con la antelación de antaño por la continua incertidumbre.

En julio estuvo bastante flojo y aunque esperaban más movimiento finalmente las previsiones no se cumplieron. Muchas viviendas quedaron sin llenar en ese momento, «había ocupación, pero poca y no se esperaba ni de lejos», manifiesta Jorge Redondo, presidente de la Asociación de Viviendas y Apartamentos de Uso Turístico (Vyatbur). Pero todo cambió con la llegada del mes de agosto. El inicio del octavo mes del año significó un auténtico giro de la situación y hasta la última semana han estado «a tope», especialmente «las primeras tres semanas han sido de lo mejor que ha habido». Aunque no tenían demasiadas esperanzas en que esto pudiese ocurrir viendo cómo funcionó el mes anterior, se muestran satisfechos de ese impulso que consiguieron finalmente.

La Vuelta Ciclista a Burgos, la Vuelta a España y también los diferentes actos organizados con motivo del octavo centenario de la Catedral han conseguido atraer a una gran cantidad de visitantes hasta la provincia y eso ha quedado reflejado directamente en la ocupación de los pisos. Estas atractivas actividades han servido para ayudar en gran medida al sector y, tal y como reconoce Redondo, hubo un momento en el que todos los clientes que llegó a tener estaban relacionados con el ciclismo y «parece que todo se acumuló ahí, en unos 20 días».

El último fin de semana de agosto ya percibieron que empezaba a haber huecos y algunos alojamientos vacíos. Desde septiembre todo cambia de nuevo y básicamente viven de los fines de semana, cuando en verano no ocurre eso. Este mes en Burgos debería tener una importancia fundamental el Camino de Santiago, con miles de turistas, pero la ruta aún no se ha recuperado de los golpes de la pandemia. Aunque la movilidad y los viajes sí han regresado, aún falta para lograr que los peregrinos que llegaban desde todas las partes del mundo vuelvan con la misma intensidad que antes de que la crisis sanitaria explotara.

(Más información en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)