scorecardresearch

Un año de cárcel a una vecina de Losa por agredir a un guardia

A.C. / San Martín de Losa
-

Esta mujer y su hermana, protagonistas hace un año una espectacular huida por las calles de Miranda, iban a ser detenidas por los agentes en San Martín de Losa cuando se produjo la agresión en 2019

Las hermanas y el padre de la agresora han sido condenados por romper un candado del pueblo.

Una conflictiva vecina de San Martín de Losa, quien ha sido denunciada en más de una decena de ocasiones por el alcalde pedáneo de la localidad y protagonizó junto a su hermana en mayo del pasado año una espectacular huida de agentes policiales por el centro de Miranda de Ebro, ha sido condenada por el Juzgado de lo Penal Número 3 de Burgos a un año de prisión por el delito de atentado contra la autoridad. M.J.V.Z. y su padre, L.A.V., quien ha sido condenado a un año y 2 meses de prisión, agredieron en 2019 a dos guardias civiles cuando acudieron a su casa con una orden de busca y detención para que ambas hermanas se personaran en el Juzgado de Villarcayo con el fin de declarar ante la juez por un asunto pendiente, tras haber esquivado todas las notificaciones judiciales.

La jueza de Villarcayo decretó la busca y detención y autorizó a que «a fin de poderse llevar a cabo la detención de ambas hermanas se pudiera acceder a su domicilio en San Martín de Losa», como indica la sentencia. En abril de 2019 acudieron a la localidad cuatro agentes en dos patrullas. Al llegar, vieron a una de las hermanas en su parcela y le comunicaron las ordenes judiciales ante lo que les contestó que se marcharan. Ante su negativa a colaborar los agentes entraron en la propiedad y ya en el patio, las hermanas comenzaron a decir «que no podían entrar en su casa, que en Villarcayo no hay Juzgado, que ellos no eran agentes de la Guardia Civil y que se marchasen».

Ante los gritos, el padre salió de la vivienda y acudió al patio, «llegando a amenazarles con matarles allí mismo», según indica el juez en su sentencia pactada con la defensa de los acusados, que aceptaron la petición del fiscal y que la acusación particular mantuvo idéntica. El padre de la mujer, de avanzada edad, cogió un bastón de madera e «intentó agredir con el mismo a los agentes», lo que llevó a un compañero a sujetarle la mano, «si bien no pudo evitarlo y fue golpeado en la cabeza con el bastón, logrando finalmente arrebatárselo», continúa relatando el magistrado. Al mismo tiempo, ella «cogió un bastón metálico... a la par que gritaba que no la podían detener, ya que la Guardia Civil no existía, intentando echar a los agentes del lugar con tal bastón metálico». Acabó dándole a un agente en el muslo con el bastón metálico y se inició «un forcejeo entre este último agente y M.J.V. -la mujer- a fin de intentar quitarle el bastón metálico y que no hubiera más incidentes, cayendo los dos al suelo... teniendo que intervenir otros compañeros».

Asimismo, la sentencia relata que tras estos hechos el padre  «procedió a coger un hacha con el que se abalanzó con intención de agredir a los agentes que estaban reduciendo a su hija, si bien pudo ser evitado por un agente». Al final, la grave discusión obligó a pedir refuerzos y con las dos nuevas patrullas que llegaron a San Martín se pudo tranquilizar a las hermanas y detenerlas junto a su padre.
Además de las penas de prisión, que no les han obligado a entrar en la cárcel, se les impusieron sendas multas de 180 euros a padre e hija e indemnizaciones por 290 y  250 euros, respectivamente, lo que supone un total de 900 euros. 

Hace poco más de un año, el alcalde de San Martín de Losa, Patxi Joseba Pérez, hacía un llamamiento a estas hermanas para que dejaran de amenazarle de forma grave a él y otros vecinos, incluso niños por lo que han acumulado multitud de delitos leves y multas. Tras numerosos juicios que han perdido uno tras otro, la calma parece haber regresado a la localidad, según el alcalde pedáneo, quien señala que «no se puede intimidar a un pueblo entero y hacer lo que te de la gana y que te salga gratis».