La industria crea más empleo que la barra de los bares

G. Arce
-
La industria genera más empleo que la barra de los bares - Foto: Luis López Araico

Burgos y Palencia evitan la hegemonía de los contratos de camarero que impera en el resto de provincias

n tiempos de crisis o de bonanza, la fórmula mágica del mercado laboral es siempre la misma. Si se quiere firmar un contrato con relativa facilidad hay cinco profesiones de referencia: camarero asalariado, peón industrial, peón agrícola, personal de limpieza de oficinas y hoteles o vendedor en un comercio o un almacén. Nada ha cambiado en la última década en este esquema: Seis de cada diez contratos que se realizan se encuadran en estas cinco ocupaciones, lo que supone superar los 50.000 en un año, el 2018, en el que Burgos cerró con más de cien mil contratos firmados (107.065).  
Sin embargo, se equivoca el que piense que servir bebidas y comidas es el empleo con más demanda y al que es más fácil acceder.  Quizá sea la más visible a pie de calle pero el 20% de los contratos locales lo aglutinan las industrias, los referenciados al puesto de peón en la industria manufacturera. Se trata de la escala más baja de este sector empresarial pero las condiciones laborales, salariales y temporales  son, por lo general, mucho más ventajosas que las que se pueden lograr en un establecimiento hostelero.
Burgos y Palencia, según consta en las estadística del Servicio Público de Empleo de Castilla y León (Ecyl), son las únicas provincias en las que su industria contrata más que la hostelería y las que posibilitan que el peón industrial se sitúe como la segunda ocupación más contratada de Castilla y León, solo por debajo de la omnipresente de camarero asalariado.
Burgos y Palencia han mantenido esta hegemonía en la contratación de peones industriales a lo largo de los últimos doce meses. En el  primer trimestre de 2018, también contrataron más peones industriales Ávila, Segovia y Valladolid, aunque en todas ellas se impuso el contrato al trabajador de hostelería a partir del segundo trimestre, lo que coincide con la ralentización de la actividad industrial que se viene experimentando desde la primavera del pasado año y la llegada de la temporada alta del sector turístico.
De acuerdo con los datos del cuarto trimestre de 2018 (los últimos publicados), la industria local realiza una media de 70 contratos al día en su escala más baja, frente a los 56 de la hostelería.No obstante, el sector servicios (que incluye la hostelería) también formaliza 42 contratos de personal de limpieza. Son los mismos que se firman en el campo, como peones agrícolas, y quedan lejos de los 15 que cada día se realizan como media de vendedor en los comercios y almacenes.  
En los últimos doces meses, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el paro ha bajado en cuatro de las cinco ocupaciones más contratadas: en personal de limpieza, un 8,65% menos (se registran 1.967 desempleados en febrero);en camareros (-8,33%, 737);en peones industriales (-6,88%, 2.694) y en vendedores de comercio (-2,54%, 1.766). Por contra, el desempleo aumenta en la agricultura un 17,92% en el último año y suma 329 parados en febrero. (Más información en edición impresa)