scorecardresearch

La negociación se rompe y la huelga del metal de Cádiz sigue

EFE
-

Las conversaciones entre patronal y sindicatos se suspende tras cinco horas y se retomarán este miércoles

Más de tres mil personas se manifiestan en Algeciras para pedir un convenio justo para el sector del metal en la provincia de Cádiz - Foto: A.Carrasco Ragel

La negociación entre los sindicatos y la Federación de Empresas del Metal de Cádiz se ha suspendido esta madrugada sin acuerdo, por lo que la huelga indefinida continúa adelante, según han informado ambas partes.

La tercera reunión que las partes han mantenido desde el inicio de la huelga ha concluido unas cinco horas después de iniciarse con el único compromiso de las partes de volver a encontrarse este miércoles para continuar el diálogo.

Mientras tanto, la huelga del sector del metal de Cádiz, que hoy cumplirá su octava jornada, continuará adelante, al igual que la convocatoria de manifestación que este martes se celebrará en la capital gaditana.

El Sindicato de Estudiantes se ha sumado hoy a la lucha de los obreros de metal, convocando otra huelga para acudir a la manifestación, a la que también asistirán líderes regionales y provinciales de la mayoría de los partidos de izquierda.

El Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, órgano de mediación laboral de la Junta de Andalucía, ha acogido en su sede de Sevilla la tercera reunión que han celebrado las partes de que se iniciara la huelga indefinida, al igual que las dos primeras.

En ella la patronal "no se ha movido en sus posiciones" desde su última oferta, según ha dicho Antonio Montoro, secretario provincial de Industria de UGT.

En su última propuesta los empresarios ofrecieron una subida salarial fija del 2 % en 2021, 2022 y 2023 y que al final de este último año se hiciera una revisión, se actualizaran los salarios de estos tres años en base al IPC, con lo que los trabajadores recuperaban, en una paga y dentro de dos años, el poder adquisitivo que hubieran perdido en estos tres ejercicios.

De esa forma, según pedían, los empresarios podían hacer previsiones financieras más certeras, ya que la subida sería de forma fija, y tenían tiempo para recuperar el músculo perdido con la crisis de la pandemia.

Los sindicatos sin embargo exigen que la subida sea conforme el IPC interanual para no perder poder adquisitivo y que esta condición se consolide.

Las negociaciones han vuelto así a naufragar esta noche en el mismo punto. Con la novedad de que las partes se han emplazado a seguir intentando un acercamiento el próximo miércoles.