scorecardresearch
Antonio Casado

CRÓNICA PERSONAL

Antonio Casado

Periodista especializado en información política y parlamentaria


Pacifismo en la guerra

18/03/2022

Los costaleros del PSOE -republicanos, de izquierdas y plurinacionales- objetan el aumento del gasto público en defensa anunciado por Pedro Sánchez el lunes de esta semana.

Enésimo salto de las alarmas en el llamado bloque de investidura. En esta ocasión, por cuenta de la guerra de Putin. O, mejor dicho, por cuenta de una asignatura pendiente: la Unión Europea sin capacidad militar propia para garantizar la seguridad y defensa de su territorio.

De ahí viene el anunciado rearme de Alemania, que hace cuarenta años hubiera sembrado el pánico, y el objetivo de aumentar hasta el 2% los gastos de Defensa en los países que constituyen el brazo europeo de la OTAN. Y ahí es donde entran los compañeros de viaje de Sánchez (desde Podemos hasta Compromís, pasando por Comunes, ERC, Bildu y BNG) representados en las palabras de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, cuando dice que respeta, pero no comparte el incremento del presupuesto militar anunciado por el presidente.

Las objeciones pacifistas de los disidentes están fuera de la realidad. Una de las principales es que aumentar el gasto en defensa supone disminuirlo en sanidad, educación, dependencia o prestaciones sociales. Argumento tramposo donde los haya porque de los haya porque se hace cuesta arriba creer que un país endeudado hasta las cejas (120% de deuda pública) está gestionando la escasez.

Dejemos que fluya el sentido común: si no hay seguridad no habrá nada de todo lo demás. Que pregunten a los ucranianos, en su escandalosa inferioridad de fuerzas frente a la potencia militar rusa, mientras los demás tocamos la lira y entonamos salmos solidarios. Sí, pero a Ucrania la están machacando los misiles de un Putin sabedor de que la OTAN no osará de ninguna manera acudir en defensa del país agredido.

Ya hemos visto que no basta con enarbolar la pancarta del "no a la guerra" en una parte del mundo si en la otra se entiende la guerra como un medio para imponer la voluntad de un tirano o hacer realidad su sueño imperial. En todo caso deberíamos enarbolar la pancarta del "no a los canallas que hacen la guerra". Y no basta creer que tu país no tiene enemigos si hay un tercero que declara enemigo a tu país ¿cómo evitarlo?

La seguridad y la defensa del territorio sobre el que oficiamos de personas libres y políticamente organizadas son áreas de la gestión pública tan necesarias como la movilidad, la educación, el orden público o la administración de justicia. La seguridad y la defensa son capítulos normalizados en los Presupuestos Generales de cualquier Estado. También del nuestro, por supuesto. Y me temo que hoy por hoy, visto lo visto, es uno de los dos grandes desafíos públicos a afrontar en el futuro inmediato. El otro es la economía.