scorecardresearch

Urbaser toma el relevo de Semat en la recogida de basuras

J.M.
-

La nueva adjudicataria del contrato, que ha comenzado hoy a trabajar, renovará la totalidad de los contenedores en un plazo de cuatro meses y realizará la recogida puerta a puerta en el comercio, hostelería e industria.

Urbaser toma el relevo de Semat en la recogida de basuras - Foto: Alberto Rodrigo

Urbaser ha tomado hoy el relevo de Semat como adjudicataria del contrato de limpieza viaria y recogida de residuos. Un trabajo por el que el Ayuntamiento de Burgos pagará casi 160 millones de euros a lo largo de los próximos diez años.

Los concejales de Medio Ambiente y Hacienda, Josué Temiño y David Jurado, han destacado esta mañana que este nuevo contrato mejorará la calidad del servicio y entre otros detalles han recordado que incorporará la recogida de residuos domésticos puerta a puerta en los polígonos industriales y también se utilizará este método en los comercios y establecimientos de hostelería de la capital. La implantación de este modelo se realizará de manera progresiva ya que antes de su puesta en marcha se abrirá un periodo para informar a los negocios sobre la forma de proceder.

El nuevo contrato supondrá la renovación en un plazo máximo de cuatro meses de la totalidad de los contenedores (todos serán metálicos) y la incorporación del marrón (materia orgánica) por toda la ciudad. 

En total se instalarán 4.809 contenedores, a los que hay que sumar otros 6.439 para la recogida puerta a puerta, los 500 de pilas y otros 60 de textil. Del mismo modo, se renovarán también la totalidad de las papeleras ya que se instalarán 4.687.

Respecto a la maquinaria, Urbaser tendrá un plazo de un año para su renovación. El 100% de la destinada a la recogida de basuras será de vehículos impulsados por gas natural (GNC) y el 65% de los que se dedicarán a la limpieza viaria serán eléctricos o se moverán con GNC.

Temiño ha recordado que el contenedor destinado a la recogida de residuos de materia orgánica solo se abrirá con una tarjeta que deberán de solicitar los vecinos. Se quiere de esta manera garantizar que los usuarios están comprometidos con este tipo de reciclaje y que en los recipientes no entren residuos de otro tipo. Se comenzará la instalación en la zona de Cellophane y el G-3, se continuará por los barrios periféricos para, desde allí, llegar al resto de la ciudad.