scorecardresearch

Miranda cerró con déficit 2020 por primera vez en siete años

R.C.G.
-

El coronavirus y los errores de previsión han descuadrado el balance, ya que solo se han ejecutado el 28% de las inversiones

El último año han quedado proyectos y obras sin ejecutar. - Foto: Jesús J. Matías

El Ayuntamiento de Miranda gastó el año pasado más de lo que ingresó, por lo que las cuentas municipales arrojaron un resultado negativo por primera vez en los últimos siete años. Y eso que únicamente se ejecutó un 28% de las inversiones previstas. Sobre la mesa han quedado infinidad de  partidas, pero a pesar de que el equipo de gobierno se ha ahorrado tres de cada cuatro euros presupuestados para este capítulo, no ha podido cuadrar las cuentas.   

Parte del déficit es achacable al coronavirus, que ha provocado que las arcas municipales dejen de ingresar cerca de dos millones de euros por diferentes conceptos. Sin embargo otros dos millones corresponden a errores de cálculo en algunos impuestos como el IBI, ya que se hizo una estimación de ingresos muy por encima de la real y de la que incluso aconsejaban ciertos informes técnicos, lo que desató una ardua polémica.

«El PSOE ha generado un agujero importante a las cuentas aunque ha tratado de maquillarlo», denuncia Izquierda Unida, partido que hace meses ya advirtió del desfase en el balance anual y que ahora ha desvelado los números de la liquidación final del ejercicio. «Confirman todo lo que dijimos», subraya.  

A pesar de que la morosidad no se ha disparado tanto como era de temer en un año de pandemia, el Ayuntamiento ha recaudado un 25% menos de lo que esperaba. «Eso demuestra que inflan los presupuestos sabiendo que es imposible cumplirlos», asegura Guillermo Ubieto, quien remarca la diferencia entre derechos reconocidos y liquidación. Los primeros son aquellos recibos que el Ayuntamiento gira en base al padrón, mientras que lo otro es lo que realmente cobra.

«Siempre hay un porcentaje de impagos pero que se compensa con algunas partidas que tampoco gastas. El problema es que el PSOE no tiene en cuenta estos márgenes y encima presupuesta una cifra irreal que no se ajusta a lo recaudado en los últimos años, por lo que descuadra totalmente las cuentas», explica.  

Para el concejal de IU, si el equipo de gobierno continúa con esta política económica, las arcas municipales no tardarán en colapsar. 

«Ahora mismo ya no podemos pagar todos los gastos que tiene el Ayuntamiento con lo que ingresamos», afirma tajante en base a los datos del último año, que han arrojado un saldo negativo de 306.000 euros, cuando  a lo largo de las últimas legislaturas lo normal era acabar con un superávit por encima del millón de euros, cifra que hasta se triplicó en 2015. 

«Nunca se había hecho una previsión tan mala, ya que estamos ante el peor porcentaje de ejecución de ingresos en mucho tiempo. La diferencia es de más de siete millones de euros», afirma Ubieto. En su opinión, el balance del pasado ejercicio obliga al equipo de gobierno a «dar explicaciones públicas». 

Trabas. El portavoz de IU ha destapado la liquidación antes de que el PSOE tenga oportunidad de dar su versión. «Lo hemos hecho para protestar porque constantemente obstaculizan nuestro trabajo», afirma antes de asegurar que durante días le ha sido negado el número de expediente para poder analizar las cuentas, al que finalmente ha accedido por sus propios medios. «Hay orden expresa a la plantilla de que no se nos faciliten datos de los expedientes. Por eso hemos querido sacar a la luz el balance del pasado ejercicio, como denuncia de la opacidad que impera en el equipo de gobierno», sentencia.