scorecardresearch

El PSOE vaticina mayor presión fiscal y el PP dice que «estudiará» las tasas

A.R / Á.M./ Burgos
-

La edil Carmen Hernando cree que el presupuesto va a suponer una «condena» al ciudadano, que sufrirá «otra subida de impuestos»

La cuantía del IBI podría seguir incrementándose si se cumplen las previsiones de la oposición. - Foto: Alberto Rodrigo

El presupuesto modificado presentado la semana pasada por el equipo de Gobierno municipal es «una oportunidad perdida» para mejorar la situación económica del Ayuntamiento y supone «una condena a los ciudadanos a otra subida de impuestos». Así lo aseguró ayer la concejala socialista Carmen Hernando, quien recordó que su grupo político ya advirtió, cuando se dio luz verde a la aprobación inicial de las cuentas en el Pleno del 30 de diciembre, que «no era prudente» pedir otro préstamo por importe de 17,8 millones y que no se ajustaba a la realidad la previsión de incrementar un 4% el IVAy el IRPF y un 4,22% los ingresos provenientes del Estado.

Pero además, insistió en que la deuda con proveedores puede ser  mayor de lo que ha trascendido (56 millones) y criticó que el PPno contemple en las cuentas para 2012 «ningún esfuerzo extra» para pagar a  bancos y proveedores. «Para este Ayuntamiento no hay ninguna crisis», denunció.

dicho queda. Por otro lado, uno de los datos de la liquidación de 2011 que más llama la atención es la reducción de la recaudación municipal por el concepto de tasas (lo que se paga por utilizar servicios públicos municipales) en un 25,4%. El concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, explicó que el Ayuntamiento soporta, de media, el 68% del coste de esos servicios, siendo algunos mucho más deficitarios que otros. Por ejemplo, en el caso del mantenimiento de los centros cívicos y sus actividades, la tasa de cobertura (lo que ingresan con respecto a lo que cuestan) no alcanza ni siquiera el 7%. Es decir, el 93% de su mantenimiento anual va a fondo perdido.

Con la excepción de aquellas que sí cubren la totalidad del servicio (aguas, por ejemplo) y teniendo en cuenta que las tasas no pueden aforar beneficios por ley (no se permite ‘hacer negocio’ con ellas), la prestación de servicios municipales abre un agujero cada año muy considerable. De Foronda lo recordó y no dudó en afirmar que «se revisará» esta coyuntura. Y dijo más: «Si de mí dependiera, obligaría a que, por ley, los servicios deban cubrir al menos el 50% de lo que cuesta prestarlos».

Por último, subrayó que ha pasado la época en la que los fuertes ingresos que obtenía el Ayuntamiento de sectores como la construcción, permitían no incrementar notablemente los precios de diversas actividades municipales. «Cuando se pudo se hizo» pero, ahora, todo indica que se buscará «el equilibrio de las cuentas».