scorecardresearch

El color de los pétalos vuelve a teñir Miranda

ARSENIO BESGA
-

La Feria de las Flores inunda el Casco Viejo de frescos aromas y de un ambiente insólito. Los puestos dicen estar «encantados de la vida»

Durante toda la feria se vio mucho movimiento por las calles del Casco Viejo. - Foto: Valdivielso

El aroma fresco y puro de la vegetación inundó las calles del Casco Viejo durante la Feria de las Flores. Cientos de ciudadanos se acercaron al evento para adquirir coloridas plantas, detalles artesanales o, sencillamente, disfrutar de un ambiente insólito. Además de tiendas especializadas, también había puestos de asociaciones, música y talleres infantiles. Gracias a esta variedad, se multiplicó la aceptación del público, lo que no pasó desapercibido. Por ejemplo, desde la Asociación Mirandesa de las Artes, Ana reconocía que estaban «encantados de la vida».

Uno de los aspectos que mayor satisfacción produjo en los negocios participantes vino dado por la localización del acto. «El año pasado ya estuvimos en la calle La Estación, pero es más bonito aquí», aseguraba Javier, de Espacios Verdes. En la misma línea, la Agrupación Mirandesa de las Artes apuntaban que en 2021 «había más restricciones», pero esta nueva edición «es volver a lo de siempre». «En la calle La Estación la gente se anima más, aunque al hacerlo aquí se potencia el Casco Viejo», aseguraba Miriam, de la Asociación Valkiria.

Esta entidad de apoyo a las personas con discapacidad intelectual ofreció en su carpa multitud de objetos creados por sus miembros. «A los chicos les encanta», afirmaba Miriam. «Cultivan las plantas y hacen muchas cosas todo el año deseando venderlas y que la gente se anime y que les haga ilusión», completaba. Al fin y al cabo, tanto esta asociación como Aspodemi pudieron brindar ayer a sus protagonistas la oportunidad de trabajar aspectos como la «psicomotricidad», pero también las relaciones interpersonales. En este sentido, la representante de la agrupación explicaba que los monitores se quedaron «en segundo plano». «Son ellos los que atienden», remarcaba (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de hoy lunes o aquí)