scorecardresearch

Con alma de flamenca desde Moradillo de Roa

I.M.L.
-

El joven cantaor Álvaro Sola hace doblete este fin de semana con su recital de palos andaluces y acompañado por el guitarrista Jonatan Loarce

La imagen de este artista es sinónimo de contraste, traje de flamenca y melena larga en un rastrojo y con barba. - Foto: Carlo Cuñado

En medio de los campos ribereños, entre rastrojos y viñedos, puede surgir un alma flamenca como si en vez de las aguas del Duero fuesen las del Guadalquivir las que riegan esta comarca. Prueba de ello es Álvaro Sola, un joven que estudió el Bachillerato de Arte en el IES Vela Zanetti de Aranda para pasar después a formarse en Estilismo en Madrid. «El mundo de la moda siempre me ha interesado mucho y tengo muchos referentes que se entremezclan en mis gustos y mi formación», empieza aclarando Sola para ir eliminando estereotipos.

Su imagen ‘de paisano’ hace pensar en Camarón pero cuando se sube al escenario, como pasará este sábado 21 en Pardilla (23 horas) y el domingo 22 en su pueblo, Moradillo de Roa (19 horas), su estética hace un homenaje a todas aquellas mujeres con cuya voz flamenca se ha inspirado. «La estética de Conchita Wurst me gusta pero no es mi referente, me inspira más Ocaña, con sus vestidos de lunares, sus peinetas y su mantilla», explica este ribereño, refiriéndose a José Pérez Ocaña (1947-1983), que fue conocido sólo como Ocaña en el Barcelona de la Transición y los primeros años 80.

Una estética con la que no busca llamar la atención, «yo lo veo como normal porque es una forma de expresión artística» comenta, pero que es consciente de que su imagen choca en este entorno ribereño. «En el pueblo ya están más acostumbrados a verme así, pero reconozco que choca verme con el vestido de flamenca y muy maquillado», comenta Sola, que considera que todo el mundo tendría que opinar como su abuela. «Yo paso los veranos con ella en el pueblo para ayudarla, es ciega y no juzga por la imagen sino por lo que es en realidad cada persona», explica a la vez que confiesa que está algo nervioso por estos dos primeros conciertos flamencos en la comarca.

En el plano musical, él apunta que bebe de las voces de grandes mujeres flamencas que han recorrido los más diversos palos de este arte patrimonio inmaterial de la humanidad. «En la música siempre he tenido múltiples referencias y los gustos más dispares, pero en casa mis padres y un tío tenían muchos vinilos de copla y los escuchaba mucho, así que empecé cantando copla y, desde ahí, se tienen muchos puentes hacia el flamenco», analiza como una evolución natural hacia el espacio donde él se encuentra ahora.

En los próximos meses, Álvaro Sola completará la producción de lo que será su primer trabajo discográfico con canciones inéditas y del que se pueden encontrar dos adelantos en las plataformas de música en streaming: La Profecía y La Oscuridad, que son composiciones propias, música y letra. En las portadas de estos dos temas también se puede apreciar la arrolladora y subyugante personalidad de Sola, que se acentúa cuando se escucha su voz entonando los versos de unas letras cargadas de significados que tocan el alma.

Aún está trabajando en el título de este primer disco, mientras avisa que los repertorios que ha preparado para estos dos recitales recorren algunas de las piezas míticas de sus cantaoras de flamenco favoritas.