scorecardresearch

31 de 43 inversiones programadas por el PP dependen de la venta de patrimonio

Á.M. / A.R. / Burgos
-

Sin fondos propios. De los 16,3 millones presupuestados, 12,6 están vinculados a la enajenación de suelo, inmuebles y garajes; y 3 a la cofinanciación de la Junta. El Ayuntamiento 'pone' 0,8 millones

Salvador de Foronda da los datos de la liquidación del presupuesto de2011 - Foto: DB/Patricia González

La imposibilidad de acudir a créditos por la deuda acumulada y el montante que hay que pagar a los proveedores (al menos 56,3 millones en facturas pendientes) han dejado al Ayuntamiento de Burgos sin capacidad real para acometer inversiones. Y lo que es peor, para pagar parte de obras que ya están ejecutadas y cuyo esquema financiero contemplaba su pago en varios años, uno de ellos 2012.

Según refleja el presupuesto modificado que el equipo de Javier Lacalle va a llevar para su aprobación definitiva al Pleno de este viernes, el capítulo de inversiones asciende exactamente a 16.372.150 euros divididos en 43 partidas. De ellas, seis se asumen con financiación de la Junta de Castilla y León (las dos guarderías en ejecución, obras en infraestructuras de medio ambiente, reposición de infraestructuras y aplicaciones e infraestructuras informáticas) por un importe de casi tres millones. El resto debe pagarlo el Ayuntamiento.

Sin embargo, tal y como reza el mismo documento, en el uno de Plaza Mayor hay algo más de 800.000 euros para pagar inversiones, lo que significa que faltan otros 12,5. ¿De dónde van a salir? De la venta de patrimonio municipal. Eso significa que el Ayuntamiento deberá encontrar compradores para vender bienes (parcelas, garajes e inmuebles) por valor de 12,5 millones o no podrá ejecutar las inversiones previstas.

El modelo ya estaba anunciado por el PP bajo la premisa ‘si vendo hago y si no vendo no hago’, pero el problema es que hay partidas que se corresponden con obras ya ejecutadas y que deben terminar de pagarse este año.

Por ejemplo, se contemplan 540.000 euros para el ARCH, más de 3 millones para el Solar de Caballería, 210.000 euros para terminar de pagar el Plan Catedral, 389.000 de la reforma de La Isla, 80.000 euros para los campos de fútbol de Castañares o las ayudas del PECH. Esos pagos dependen, por tanto, de que el Ayuntamiento consiga vender patrimonio. ¿Y si no lo consigue? La deuda con los proveedores volverá a crecer.

La oposición se ha mostrado crítica en varias ocasiones con respecto a esta fórmula porque ya fue utilizada en el presupuesto de 2011 con un resultado muy negativo. En aquellas cuentas se presupuestó la venta de patrimonio por valor de 10 millones de euros, «pero la verdad es que vendieron suelo por valor de 500.000 euros, así que abrieron un agujero intencionadamente de 9,5 millones para inflar las cuentas y poder gastar más», señalan fuentes del PSOE. De ahí también buena parte del desfase arrojado por la liquidación de 2011 (ver página siguiente).

El resto de las inversiones están vinculadas al IMC, medio ambiente, comercio, reposición de equipos (más de un millón), renovación de mobiliario (222.000 euros), alumbrado, remodelación de edificios municipales (550.000 euros), adquisición de terrenos (300.000), juntas de compensación (1,2 millones), vías públicas (1,3 millones) o la ‘‘externalización’’ de la redacción de proyectos (450.000 euros).

se vende. Las inversiones del segundo bloque, que bien pueden ser absolutamente necesarias, podrán ejecutarse o no conforme las ventas vayan generando recursos, pero el peligro está en cómo hacer frente a las del primer bloque si no entra dinero. En el seno del PP aseguran que el patrimonio que está previsto vender tendrá buena salida al mercado. Hay más de un centenar de plazas de garaje a punto de ser sacadas a la venta, y algunas de ellas serán muy demandadas, pero el resto pasa por vender inmuebles y suelo.

Entre los inmuebles hay bajos comerciales en Flex y en los edificios que hay junto al Hangar, una planta en avenida de la Paz (antigua sede del Purchase College) y dos edificios en la calle Aranda de Duero. El resto está condicionado a la venta de parcelas. En este caso se han detectado bolsas de demanda muy concreta (promotores que quieren suelo en ciertas zonas de la ciudad) y se espera poder alcanzar acuerdos con celeridad, si bien la experiencia del año pasado obliga a la prudencia.

Por contra, en esta ocasión no se han ‘inflado’ los ingresos previstos por transferencias de otras administraciones, puesto que parece obvio que ni el Estado ni la Junta mejorarán la financiación local. No este año, al menos.

El desfase de ingresos y gastos en 2011 abrió un agujero de 24,5 millones

El PSOE denuncia, además, que en la liquidación del presupuesto de 2011 no están contabilizados otros 25 millones de facturas

La liquidación de las cuentas municipales de 2011 ya ha sido remitida por los servicios técnicos al equipo de Gobierno. El concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, la expuso ayer en una comparecencia ante los medios a la que asistió como oyente su predecesor, Ángel Ibáñez, acompañado por el director de comunicación del Ayuntamiento.

Ese documento es el que dictamina cómo funcionó el presupuesto y qué balance queda de la gestión económica de 2011. Según los datos aportados por De Foronda, la diferencia entre los ingresos y los gastos fue de 24,45 millones de euros en negativo. Esto es, se gastaron 24,5 millones más de lo que se ingresó.

El jefe de la Hacienda local achacó ese desfase a los «factores externos que dejan muy poco margen para ajustarse a la realidad» y defendió que «la política económica no ha sido mala». Así, justificó el desequilibrio en que es imprevisible que «la economía caiga en picado, que Zapatero se marche dando un portazo y nos deje sin presupuestos generales, que la luz subiera en enero un 16%, que suba el gas o que a un cursillo en un centro cívico en vez de ir -y pagar- 10 personas vayan cuatro».

Además, apuntaló esa versión con otros medidores de la liquidación, como la reducción del gasto en 11,6 millones, la caída de los ingresos en un 31% o la bajada de la recaudación por tasas de un 25%. También señaló reducciones en personal (-10,8%), en el capítulo de inversiones (-24,18%) o en gastos financieros (-1,10%). «Aún así el Ayuntamiento no ha dejado de pagar ni a sus trabajadores ni los bienes corrientes».

«despilfarro». En opinión del grupo socialista, la liquidación del presupuesto de 2011 vuelve a poner de relieve el «despilfarro y la irresponsabilidad» con la que está gobernando el PP. Y es que la concejala de asuntos económicos, Carmen Hernando, aseguró que el año pasado se gastaron 50 millones de euros más de lo que se ingresó. De esa cantidad, 24,5 se deben al «desfase» entre ingresos (178) y gastos (202), cantidad a la que sumó otros 25 millones de facturas no contabilizadas y, por tanto, no incluidas en este documento.  «Esto significa que las previsiones del equipo de Gobierno no se han cumplido y que se han inflado las previsiones de ingresos», apuntó.

Para explicarlo más claro, comparó la situación de las arcas locales con ‘el cuento de la lechera’.

Hernando añadió que como consecuencia de esta situación e  incluyendo a los organismos autónomos (IMC, Fomento y la Escuela de Relaciones Laborales), Intervención concluye que «hay una necesidad de financiación de 23,6 millones de euros, es decir, que el déficit es del 13,5%». Por ello, aseguró que se incumple el objetivo de estabilidad financiera y que es necesario elaborar un Plan Económico-Financiero «y la Junta va a tener que vigilarnos de nuevo».