scorecardresearch

El tren turístico deberá funcionar en Semana Santa

B.G.R.
-

La concejala de Turismo confirma que la empresa Trainvision Spain se ocupará de su gestión y abonará un canon de 5.000 euros al año. Justifica estos meses en los trámites necesarios para ponerlo en marcha

El vehículo incluirá en su recorrido el paseo de la Sierra de Atapuerca. - Foto: Alberto Rodrigo

Han sido múltiples los retrasos en la puesta en marcha del tren turístico, cuyo último viaje se remonta al 3 de noviembre de 2019, en línea con las críticas por esta demora lanzadas desde sectores como el de la hostelería al considerar que se trata de un servicio muy demandado por los visitantes. El último pronunciamiento al respecto de la Gerencia Municipal de Cultura y Turismo se remonta a finales de septiembre, cuando su responsable, Rosario Pérez Pardo, aseguró que «de momento no hay noticias pero espero que las haya en breve». 

Al mes siguiente, aunque sin hacerlo público, dicho órgano adjudicó el uso común especial de la vía pública para la explotación del tren (vehículo-mini tren) a Trainvision Spain, con domicilio en Madrid y experiencia en este tipo de servicios, que también presta en otras ciudades como Toledo, Salamanca o Benidorm, tal y como recoge en su página web. Así lo confirma Pérez Pardo, quien asegura que su puesta en funcionamiento no supone un proceso sencillo y requiere de una serie de tramitaciones.

La edil detalla que durante este tiempo la adjudicataria se ha ocupado de la contratación de los chóferes, así como de solicitar las pertinentes autorizaciones de tráfico e industria y la solicitud de un punto de luz en la plaza del Rey San Fernando en el que instalar la taquilla para que resulte más visible al turismo, ya que el tren saldrá de la calle Asunción de Nuestra Señora. De igual forma, sostiene que la Gerencia y la empresa mantienen contacto para estos asuntos y otros como la imagen que llevará el vehículo, compuesto por una locomotora y dos vagones de estilo tradicional, para que sea lo «más significativa posible de Burgos».  

Pérez Pardo precisa que el concurso no contemplaba un plazo entre la firma del contrato y su puesta en marcha, al igual que recuerda que recuerda que los pliegos establecen periodos fijos de funcionamiento que excluyen el invierno. Estos son la Semana Santa completa, los fines de semana, festivos y puentes de abril, mayo, octubre, noviembre y diciembre, además de todo el periodo estival, que comprende del 1 de junio hasta el 30 del septiembre. Asimismo, el horario establecido es de 10 a 21 horas en temporada baja y hasta las doce de la noche en la campaña alta.

«El periodo obligatorio de la prestación del servicio comienza en Semana Santa, desde el sábado hasta el lunes, por lo que debería arrancar en esas fechas», sostiene la presidenta del organismo municipal, quien también apunta a otra serie de contratiempos surgidos durante este tiempo, como es el cambio de itinerarios por las obras en el Arco de San Martín y su consiguiente adaptación de las audioguías del interior del tren. 

El vehículo turístico realizará dos recorridos por el casco histórico de la capital, uno diurno y otro nocturno. Saldrá de la calle Asunción de Nuestra Señora para continuar por el paseo de la Audiencia, plaza de Castilla, la Isla, los Cubos, Barrantes, Santa Águeda, Doña Jimena, carretera del Castillo, Mirador, Arco de San Esteban, Las Corazas, Trinidad, Sanz Pastor, avenida del Cid, plaza de España, San Lesmes, Gran Teatro, avenida del Arlanzón, puente de la Evolución Humana, paseo de la Sierra de Atapuerca, puente de San Pablo, plaza Mío Cid, pasaje Per Abbat, paseo del Espolón y Arco de Santa María.

La licitación del servicio no incluía un canon mínimo, sino que eran las propias empresas interesadas las que debían plantearlo. En este sentido, la concejala de Turismo precisa que de las propuestas recibidas la que ha resultado finalmente adjudicataria es la que contemplaba una mayor cuantía, ascendiendo a 5.000 euros al año.