La ladera norte de Lerma, consolidada antes de fin de año

DB
-

La empresa ha comenzado a realizar los trabajos para construir los pilotes, anclados a gran profundidad, sobre los que se sustentará la pasarela que sustituirá al paseo que se desplomó

Los operarios han comenzado esta semana a realizar los sondeos donde irán los pilotes de hormigón con los que se pretende estabilizar la ladera. - Foto: Miguel Ángel de la Cruz

Las obras de consolidación de la ladera norte de Lerma, tras varios meses de retraso por la covid-19, se han iniciado con los trabajos previos y con la vista puesta en el fin de año para su conclusión, si las condiciones climatológicos no lo impiden, ya que el plazo de ejecución estipulado en el contrato es de cuatro meses. Las obras, que tenían que haber comenzado en febrero y acabado en mayo de este año, tienen un coste de 125.500 euros y están siendo ejecutados por la empresa leridana Infraestructures de Muntanya S.L, que se hizo con la adjudicación al ofrecer una serie de mejoras técnicas sobre el proyecto que se licitó.

La intervención en la ladera viene motivada por los desprendimientos que se registraron en un tramo de la misma hace dos años como consecuencia de las lluvias primaverales y filtraciones, además de la inestabilidad del terreno en el que hace muchos años que no se ha realizado ninguna actuación para su mantenimiento y limpieza. 

Para ejecutar los trabajos, la empresa ha tomado como base del proyecto el informe geológico que llevó a cabo personal de la Junta de Castilla y León, en el que se estudió de forma minuciosa el perfil geológico y geotécnico del terreno para poder determinar y garantizar la mejor solución técnica de consolidación definitiva de la misma. Así, el estudio de la Administración regional, que se entregó al Ayuntamiento lermeño, puso de relieve que no existe un sustrato rocoso que permita apoyar o anclar directamente una pasarela para sustituir el corredor existente. La propuesta de la empresa adjudicataria, tras desestimar la realización de un muro, es la construcción de pilotes anclados a gran profundidad que se eleven hasta acabar en forma de brazos que sustentarán la plataforma sobre la que descansa el paseo o corredor actual. 

Los pilotes, que permitirán trasladar las cargas hasta un estrato resistente del suelo, estabilizarán el terreno junto a la compactación de tierra y piedra y la reposición de plantaciones con el fin de retener el terreno. Esta solución técnica, además, se tiene que integrar en el entorno con el fin de no romper la estética visual que proporcionan la colegiata de San Pedro y los Arcos, por lo que los brazos y la plataforma sobre la que se sustenta el paseo quedarán forrados de piedra.

Accesibilidad. Además de estabilizar este tramo de la ladera, también están previstas una serie de mejoras que afectan al actual paseo, entre ellas, la eliminación de los tramos de escaleras existentes y la instalación de rampas, con el objetivo e eliminar las barrera arquitectónicas para la personas con dificultades de movilidad, así como la posibilidad de hacer más accesos al paseo que complementen el actual y la mejora de la barandilla que protege el paseo recuperando la de madera que ya existían.

La intervención, con la que se recuperará uno de los paseos más utilizados por los vecinos y visitantes por las visitas que tiene, también contempla la mejora del suelo de canto rodado del corredor, es decir, una apuesta más por la estética del itinerario peatonal. 

No menos importante, tratándose de un terreno tan inestable y con numerosas filtraciones, se contempla realizar una mejora importante en el sistema de drenaje a lo largo de todo el paseo para evitar movimientos de tierra a consecuencia de las lluvias y que los edificios próximos, como la colegiata, y esta es una de las principales preocupaciones, pueda sufrir algún tipo de movimiento por la inestabilidad del terreno.