scorecardresearch

Gowex cobró 413.000 euros de 6 contratos en la etapa de Villanueva

J.M. / Burgos
-

En las dos adjudicaciones más caras se dio prioridad a los criterios subjetivos, mientras que las más económicas fueron encargadas de forma directa a la empresa sin concurso público

De izquierda a derecha, Villanueva, Lacalle, Aparicio y el fundador de Gowex, Jenaro García. - Foto: Valdivielso

La empresa Gowex, la compañía tecnológica de redes wifi que ha protagonizado un gran escándalo mediático después de que Gotham City descubriera que infló sus cuentas y que se había saltado los controles  del CNMV del, ha cobrado del Ayuntamiento de Burgos 413.400 euros y está pendiente de percibir otros 2.492. Todo ello gracias a la firma de hasta siete contratos con la administración municipal, de los que seis de ellos consiguió durante la etapa en la que Eduardo Villanueva, el edil que se vio obligado a dimitir por el ‘caso factura’, era el máximo responsable de la Concejalía de Nuevas Tecnologías.

Fue abandonar Villanueva el Ayuntamiento en octubre de 2012 y caer en picado los ingresos que obtenía Gowex del Consistorio. Desde su marcha solo se habría firmado un contrato más por importe de 2.492 euros. Un trabajo para restaurar la red wifi del parque Juan Pablo II y para crear un radioenlace para conectar los Almacenes Municipales con la torre de telecomunicaciones del Castillo y de Villalonquéjar.

De los siete contratos que han firmado el Ayuntamiento y Gowex, los dos de mayor cuantía se rubricaron con fondos del Plan E. Uno para la red wifi de las dependencias culturales municipales (bibliotecas, centros cívicos, la propia Casa Consistorial...) y otro para la mejora de infraestructuras de la red de comunicación municipal (se incluye la instalación de los puntos de WiFiBur). El primero por importe de 130.000 euros (se pagó de forma íntegra en 2010) y el segundo por 259.951 euros. Ambos tras aprobarse modificados de más de 8.000 y 19.000 euros respectivamente. Es decir, más de 27.000 euros en total.

Una de las peculiaridades de estos dos grandes contratos se encuentra en que, a diferencia de lo que ocurre en otros procesos de licitación, la valoración fue especialmente benévola con los criterios subjetivos y no dio un gran peso a la oferta económica. 50 puntos a cada uno (es muy complicado encontrar en la actualidad estos baremos). Es más, incluso se establecía que cualquier oferta que rebajara en un 9% el presupuesto de licitación no podría ser la adjudicataria. Dos aspectos (la baja temeraria y la puntuación) que criticó el órgano de Intervención con dos informes al respecto.

El resto de contratos entre el Consistorio y Gowex eran de aquellos considerados como menores, por lo que no hacía falta que se convocara un concurso público. Es decir, que se podían encargar de forma directa a la empresa. El primer de todos estos se rubricó en 2009 y por aquel entonces, la compañía se llamaba Iber Wifi Exchange. Se le adjudicaba la instalación de la red wifi de las piscinas municipales por un importe de 12.992 euros (IVA incluido).

Más tarde llegaría el de la explotación del wifi de esas mismas piscinas para el verano de 2010, otros 1.578 euros, y el de la instalación de la red inalámbrica del cecívico de Gamonal Norte (Coprasa) y del centro de barrio de Castañares. Este último, por 9.678 euros.

Este periódico se puso en contacto ayer con el que fuera concejal de Nuevas Tecnologías, Eduardo Villanueva, pero rechazó dar explicaciones.