La vida de los otros

B.D.
-

La sala de exposiciones del Teatro Principal acoge una muestra de fotografías en las que Ignacio Giménez-Rico capta la esencia del ser humano en sus largos viajes por el mundo

La muestra de Ignacio Giménez-Rico, operador de cámara y director de fotografía, podrá verse hasta el 11 de octubre. - Foto: Alberto Rodrigo

De Irak a Bolivia. De Egipto a China. De Líbano a Paraguay. Y de Pakistán a Honduras. La sala de exposiciones del Teatro Principal acoge la exposición de fotografía ‘La vida de los otros’ de Ignacio Giménez-Rico, en la que este operador de cámara y director de fotografía en producciones audiovisuales muestra las duras realidades que ha logrado retratar en estos y otros países durante los últimos seis años fuera del entorno europeo.
La muestra, que podrá visitarse hasta el 11 de octubre, consta de 40 imágenes, principalmente formada por retratos y escenas de la vida cotidiana. También documenta la realidad de destrucción de los conflictos bélicos: un campo de tiro situado en el patio de un claustro en Irak o una calle de Alepo con un autobús de pasajeros quemado. No en vano, Giménez-Rico aprovecha sus viajes de trabajo para inmortalizar escenas que captan la esencia del ser humano en mitad de la crueldad de las guerras y las situaciones extremas a las que deben enfrentarse en los países con menos recursos. «Al principio hacía más retratos, más posados, pero después comencé a fotografiar momentos robados», explica este observador comprometido. Su actitud discreta provoca confianza y, poco a poco, sin necesidad de que hable, las personas se relajan y se muestran como son, momento que la cámara capta. «Ya nunca utilizo el teleobjetivo. Simplemente me acerco a los personajes», subraya para explicar lo que define como un trabajo solitario y personal. Para él, la fotografía tiene una cosa muy buena: «La hago sin depender de nadie. No dependo de un equipo, no estoy dirigiendo a nadie. Las hago con libertad».
Hijo y nieto de burgaleses, Ignacio Giménez-Rico vive en Madrid, aunque mantiene un contacto estrecho con Burgos. De hecho, cada exposición de fotografías que ha realizado en la capital española ha provocado el desplazamiento de amigos y familiares burgaleses. Por ello, confiesa estar especialmente ilusionado con la muestra en el Teatro Principal. Antes, ‘La vida de los otros’ pudo verse en el Teatro Zorrilla, en Valladolid.
Desde pequeño se recuerda con una cámara haciendo retratos de los amigos y la familia, fotos de los viajes de estudios, fotos experimentales que revelaba en su laboratorio de blanco y negro. La vida laboral y familiar le apartó de la afición y le llevó por las vías de grabar lo que le encargaban, principalmente documentales. Hasta que empezó a viajar y comenzó a enseñar sus fotos. En uno de los viajes a Lesbos se le estropeó su cámara, una clásica reflex, y se compró una compacta -Sony Rx100- con una funda que cuelga de su cinturón.
Todos los beneficios de la venta de sus fotografías, por las que ha recibido varios premios, se destinan a los proyectos en Etiopía de la ONG Abay, que desde 2009 viene trabajando en este país con el objetivo de luchar contra la pobreza y promover la igualdad de oportunidades principalmente mediante el desarrollo de proyectos de educación, sanidad y en general de apoyo a la comunidad.