scorecardresearch

El HUBU dice que San Juan de Dios quiere romper el convenio

G.G.U.
-

El gerente del hospital público, José María Romo, afirmó ayer que la congregación religiosa "anunció su intención de ruptura" en una reunión telemática celebrada la semana pasada. Ambas partes volverán a sentarse en unos días

El HUBU dice que San Juan de Dios quiere romper el convenio - Foto: Alberto Rodrigo

El gerente del HUBU, José María Romo, repitió ayer lo que, tanto él como su antecesor en el cargo, Miguel Ángel Ortiz, afirmaron en ocasiones previas: San Juan de Dios opera a menos pacientes de Sacyl de los que debería según el acuerdo de colaboración especial

firmado en el último mandato de Juan Vicente Herrera. Un acuerdo que, según Romo, se romperá por deseo expreso de la congregación religiosa. «Hubo una reunión no presencial la semana pasada en la que San Juan de Dios anunció su intención de ruptura», afirmó el gerente del hospital público, afirmando que la próxima semana habrá un nuevo encuentro entre las partes, que no parecen haberse movido ni un ápice de sus planteamientos. Es decir, la congregación sigue exigiendo un aumento del importe que le paga la Consejería de Sanidad al cabo del año por este convenio (alrededor de 5 millones de euros) y el departamento liderado por Verónica Casado se niega a incrementar esta cantidad.

Este periódico trató de confirmar estas informaciones con fuentes oficiales del centro privado, aunque sin éxito.

En ese convenio, que entró en vigor en 2018, se establecía que además de la atención a los pacientes crónicos y con necesidad de cuidados paliativos, algo en lo que San Juan de Dios es especialista, el centro privado se comprometía a operar a 1.900 pacientes

del HUBU; enfermos a los que el hospital público derivaría directamente porque los servicios afectados (Oftalmología, Cirugía General, Cirugía Vascular...) se 'integrarían'.

Esas cifras no se han alcanzado nunca, entre otras cosas porque siempre ha habido cierto rechazo de los pacientes del HUBU a ser intervenidos en un centro sanitario distinto al de Islas Baleares. En los datos oficiales que la Junta hizo públicos ayer se aprecia que, de los 7.734 pacientes en lista de espera quirúrgica del HUBU, 1.263 se habían negado a operarse en otra parte. En León, donde Sacyl tiene un convenio similar al de Burgos con San Juan de Dios la cifra de enfermos que se niegan a salir del hospital público es muy similar (1.214). En este caso, la demora media se dispara en Burgos de 196 días a 352.