scorecardresearch

"Jamás haría negocios con cadáveres como sí hicieron otros"

G. ARCE
-

Entrevista a Ignacio San Millán, premio FAE de Oro 2022

Ignacio San Millán, premio FAE de Oro 2022. - Foto: Luis López Araico

En los últimos días no ha dejado de recibir felicitaciones por el FAE de Oro 2022 que le ha otorgado la patronal burgalesa, premio que se ha juntado con su 63 cumpleaños y con el aniversario de su matrimonio con Rocío, a quien dedica especialmente este reconocimiento. Es un galardón merecido y muy bien recibido entre los compañeros que lo otorgan, pues Ignacio San Millán, 'Nacho', es, de largo, mucho mejor persona que empresario, no pierde el buen humor ni en los peores momentos y siempre esta dispuesto a ayudar con la mejor de las sonrisas, máxime si el asunto atañe a su querido Burgos. Durante la pandemia lo demostró, restando horas de sueño -él y sus trabajadores- en la búsqueda urgente de equipamiento sanitario en el 'mercado persa' chino. Y también lo demuestra en el día a día de sus empresas (Asercomex Logistics, Frioes XXI y Logística Sanmival) y en el Burgos CF, negocios a los que dedica toda su pasión y con los que es evidente que disfruta. 

¿Cómo recibe este premio? 

Con mucha satisfacción y muy emocionado. No me lo esperaba y eso que soy el tesorero de FAE. De hecho, en la reunión de la Junta Directiva en la que me lo comunicaron le había dicho previamente a Miguel Ángel [Benavente, el presidente] que metiesen 'caña' al orden del día, que tenía mucha prisa... 

Se lo tenían bien callado... 

Miguel Ángel se emocionó cuando me lo anunció y yo les dije en broma: 'me siento como un cornudo, soy el último en enterarme'.

¿En quién pensó cuando se enteró? 

En todo el equipo, en las 33 personas que integran la plantilla de Asercomex Logística. Creo que ha pesado mucho lo que hicimos durante la pandemia. Yo siempre he tenido una gran virtud: me he sabido rodear de gente cojonuda, sin ellos no hubiera llegado y sin mi mujer, Rocío, que no sé cómo me aguanta...

¿De dónde viene lo de empresario? 

De familia. Mi padre lo era y mi tío José María Yartu [uno de los fundadores de Campofrío y directivo de la compañía durante muchos años], que fue mi modelo. Lo llevo en las venas y siempre quise ser mi jefe.

Primero tuvo al histórico Jesús Echevarrieta. 

Sí, siempre le tendré presente. Él me dio la oportunidad de entrar en el negocio y en la Aduana, donde sigo. El montó la primera empresa en la Aduana. Era mi amigo, pero yo tenía mi novia [Rocío, su mujer] y quería casarse. Tenía 25 años y dejé a Jesús. Recuerdo que le pedí un incremento de salario y me señaló la puerta... Tengo mi orgullo y me independicé con el apoyo de dos buenos amigos. Así que monté mi empresa, el germen de lo que hoy es Asercomex Logística.

Cómo se ve, ¿emprendiendo o preparando su jubilación? 

Yo lo pasé mal con la crisis de 2008 porque bajaron las exportaciones, pero ahora estamos en un momento bueno. Soy un hombre valiente, si hay que montar algo, soy el primero en apuntarme. Estamos invirtiendo en el proyecto del tren [la operativa del gigante chino Hutchison Ports desde Villafría hasta el puerto de Barcelona] y, aunque todavía es pronto, vemos que en las empresas aún no esta la idea de cambiar el puerto de Valencia por el de Barcelona, pero tenemos bastantes proyectos en marcha. Logística Sanmival y Frioes XXI están asentadas y han duplicado su capacidad.

Nunca ha abandonado el centro de transportes de Villafría. ¿Cree que se ha desarrollado bien o tiene más potencial? 

Creo firmemente en este proyecto, pero me he sentido un poco decepcionado con la Junta de Castilla y León. Este centro de transportes tenía que haber estado mucho más apoyado. Empezó antes que Zaragoza -hoy un referente en el sector logístico- y no puede llegar a su nivel, pero muchas empresas que han ido allí se debían haber instalado aquí. Teníamos muy buenas comunicaciones, aunque cada vez nos vamos quedando más atrás. No sé si hay una mano negra que siempre busca los intereses para otros, no para Burgos. Si eres bueno, tienes localizada la logística, un gran tejido empresarial y buenas comunicaciones, apuesta por Burgos. Lo que no puede ser es que esta región tenga centros logísticos en Valladolid, León, Salamanca, Benavente...

Me ha decepcionado el apoyo de la Junta al centro logístico de Villafría»

¿Tiene futuro Villafría? 

Burgos tiene bastante recorrido todavía, pero es primordial reabrir el tren Directo entre Madrid, Aranda y Burgos, el Corredor Central que nos una con Algeciras. Es la línea recta. No podemos permitirnos un flujo constante de mercancías que tenga que pagar su paso por Valladolid. Montémonos en el tren y resolvamos los problemas que está generando el transporte por carretera, la falta de chóferes, los precios del carburante desbocados...

Pues parece que no nos escucha el Gobierno central... 

El Directo permitiría una captación de tráfico ferroviario muy importante, a nivel nacional e internacional. Y, sobre todo, ofrece un abaratamiento de costes para las empresas para que sean competitivas en sus exportaciones. España está en la cola de Europa y si quieres exportar tienes que abaratar los costes del transporte. Es más, desde Algeciras (por el Corredor Central) estás a 4 días de Brasil. Si tuviésemos el Directo, el coste del transporte nacional bajaría a la mitad y son números contundentes.

¿Burgos ha perdido la carrera por la logística? 

No, aunque Zaragoza se está llevando todos los grandes proyectos. Burgos tiene oportunidades, porque hay un potencial industrial fuerte a su alrededor.

 

Quizá la crisis energética provocada por la guerra cambie las cosas. 

Por desgracia, nos va a hacer repensar el modelo que tenemos.

¿Siguen los cuellos de botella y los precios desorbitados en el transporte internacional? 

Los precios no han seguido subiendo, pero hoy hay tres grandes puertos chinos cerrados por la pandemia. Los barcos con los contenedores están allí a la espera de la reapertura y, cuando se descarguen, deberán volver a destino. La cadena de suministro se vuelve a romper cada vez que se cierra un puerto. Y menos mal que se ha terminado la huelga del transporte en España, porque ya había navieras que iban a saltar nuestro país porque se encontraban los muelles colapsados de mercancía. La situación, lejos de normalizarse seguirá difícil con precios altos en los fletes, retrasos, falta de espacio en los puertos...

Es primordial reabrir el tren Directo entre Madrid, Aranda y Burgos, el Corredor Central que nos una con Algeciras, para abaratar los costes del transporte"

¿Esta guerra a las puertas de Europa cambiará el mercado global? 

Ya lo está cambiando. Mucha materia prima viene de Rusia y muchos clientes están buscando alternativas en Canadá, Estados Unidos y Latinoamérica. Sobre todo, grano y aceite de girasol. Nosotros estamos intentando aportar soluciones y no es fácil, porque las sanciones a Rusia no solo les afectan a los españoles sino a una gran cantidad de países. Esto conlleva más gastos en el comercio exterior, gastos que terminará pagando el consumidor final.

Nos hemos dado cuenta de que somos muy dependientes. 

Sí, tenemos una dependencia atroz de China y, sin embargo, tenemos un continente al lado, África, que ofrece oportunidades. Europa no quiere empresas contaminantes y va a sufrir mucho. A China habría que decirle que si quiere seguir siendo el fabricante mundial, cumpla con la ley que se impone al resto.

Usted, que mantiene contactos estrechos con muchos empresarios, ¿cómo les ve de ánimos? 

Todos tienen problemas, necesitan materia prima y ya no discuten precios. Al final, necesitan adquirir para vender porque, si no, habrá problema de producción y ajustes de plantilla. Se ha juntado todo, la energía, la inflación, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios... Hay que empezar a devolver los créditos otorgados durante la pandemia y las empresas están tocadas... Hay que prorrogar estos préstamos, si no, habrá cierres. Son tiempos muy difíciles.

Al final el Brexit no fue tanto como se decía.   

Favoreció mi negocio de servicios de comercio exterior porque ha aumentado la tramitación y los aranceles. La mayoría de las mercancías salen por el arco mediterráneo, por la Junquera. La Aduana de Burgos está habilitada para determinados productos que salen por Irún, pero son los menos. Es muy importante que se refuerce el servicio de sanidad exterior de veterinaria en Villafría, sobre todo tras la entrada en vigor el 1 de abril de una ley que obliga a tramitar todo producto que tenga contacto con la alimentación. Vamos a perder mucho tráfico y capacidad logística. Todos los contenedores con este tipo de productos tienen que desviarse a otro lado, que no está en Castilla y León. Es un servicio que debe de tener el centro de transportes de Villafría.

¿Hay interés en asentarse en la ampliación de la Aduana? 

Sí. De hecho, nosotros estamos trabajando en un proyecto con una empresa para que los camiones se suban directamente al tren, el denominado Sistema Modalorh. Queremos convertir Burgos en un centro de referencia del tráfico de mercancía por carretera desde Portugal y su conexión, vía ferroviaria, con el resto de Europa. Hay empresas interesadas en venir aquí. Asimismo, también estamos trabajando con el eje ferroviario horizontal y no solo el Burgos-Barcelona, sino el Burgos-Vigo. Los puertos de Galicia tienen muy buena conexión con Latinoamérica pero no con Asia, con los puertos mediterráneos. Por ello, queremos conectar por vía férrea Vigo con Barcelona por Burgos ganando entre 15-20 días en el tránsito de mercancías.

Burgos tiene que ser referente en el tráfico ferroviario de mercancías de Portugal a Europa»

El aeropuerto no despega. 

Tuvimos un proyecto para operar con aviones pequeños, de 30 o 40 plazas, con sede en Burgos y destinos a Barcelona y también París. Éramos un grupo de empresarios de Madrid, Valencia y Burgos. Se lo explicamos al Ayuntamiento, con la idea de que nos echaran una mano económicamente pero no lo tuvieron en cuenta.

¿No le duele que llevemos años y año reivindicando lo mismo? 

Sí. Tenemos los políticos que tenemos y pocos tienen esa autoridad para que les cojan el teléfono en los ministerios o en La Moncloa. No recuerdo en los últimos años un político burgalés con fuerza en Madrid y los necesitamos. La sociedad burgalesa también es muy dejada, aguanta con todo. Si queremos ser competitivos y atractivos tenemos que levantar la voz y reivindicar.

Lo mismo ocurre con el AVE. 

Es vergonzoso cómo nos toman el pelo desde el Ministerio. Nos van a terminar haciendo caso cuando los vascos empiecen a presionar fuerte. El AVE necesita la conexión con Vitoria sí o sí, sino no tiene sentido.

¿Qué le parecen las comisiones millonarias que han recibido algunos por traer mascarillas? 

Mal, aunque hay que tener en cuenta que en el comienzo de la pandemia todo era un caos. Necesitábamos material sanitario porque no había y lo teníamos que conseguir sí o sí. Ese era el mensaje de los responsables políticos. Como en todo, hay gente buena, menos buena y mala. Yo hice de mediador, facilité contactos con proveedores y no me hice rico. Jamás en mi vida haría negocios con cadáveres como ocurrió en otros lugares con la pandemia. Me reuní con mi gente de Asercomex y decidimos ir a muerte con la Junta de Castilla y León. Había mucha pérdida de vidas humanas y trabajamos las 24 horas.

Continúan los cuellos de botella en el comercio internacional y hay problemas"

Usted definió la compra de mascarillas como un mercado persa. 

Teníamos que fiarnos de los chinos y había muchos millones en juego. Desde la Consejería de Sanidad tuvimos todo el respaldo y nos metimos en una subasta en la que el que más pagaba se llevaba el material. Nosotros comprábamos y transferíamos el dinero al fabricante para evitar que otro pujase más alto. Dimos con gente seria y cerramos varias operaciones. En aquellos momentos estaba permitido todo, había carta blanca ante una necesidad extrema. China era un mercado persa en el compraba todo el mundo.

¿Cuántos aviones movieron con material sanitario? 

Más de veinte. Jamás facturé dinero de más por estos servicios -y hubiera ganado un dineral-, aunque sí se cubrieron los costes de unas operaciones que eran muy complejas. Todo fue solidario, allá cada cual con su conciencia...

¿Optará a la presidencia de FAE? 

Llegué con Miguel Ángel y me iré con Miguel Ángel. Es lo honesto. Echo de menos que la gente joven tome el relevo.