scorecardresearch

Agencias y empresarios urgen reanudar vuelos desde Villafría

L.M.-C.M.
-

Consideran que mantener el aeropuerto de Burgos mucho tiempo sin operativa supondrá su defenestración. Exigen conexiones nacionales e internacionales ya para negocios y vacaciones

Fotografía de archivo de uno de los aviones de la compañía Air Nostrum el pasado mes de abril. - Foto: Christian Castrillo

El aeropuerto de Burgos-Villafría vio como su último vuelo regular partía de la capital rumbo a Barcelona el pasado 17 de diciembre. Un mes después, el futuro de esta infraestructura sigue siendo incierto una vez el Ayuntamiento decidió no renovar el contrato con Air Nostrum, con una inyección de dinero municipal de 1,2 millones de euros anuales. 

Empresarios y agencias de viajes, dos de los colectivos más interesados en que reanude la operativa, se muestran preocupados por el devenir de esta dotación y exigen al equipo de Gobierno del Ayuntamiento que reanude las rutas comerciales. De lo contrario creen que se dejarán morir unas instalaciones en buenas condiciones y en las que se han realizado importantes inversiones públicas durante los últimos años.

Desde la Confederación de Asociaciones Empresariales (FAE) de Burgos no han dejado de reclamar el regreso de las operativas desde el aeropuerto y la inclusión de nuevos destinos nacionales e internacionales. «No es una opción echar el cierre y olvidarnos de él», aseguró su secretaria general, Emiliana Molero. Tampoco en la Cámara de Comercio ven con buenos ojos el parón de operativa que vive Villafría. «A pesar de las limitaciones que tiene, es una vergüenza que esté como está. Nos vendieron que iban a resolver el problema del aeropuerto en media hora y lo que han hecho es darle la puntilla. Es una pena que no se le esté sacando todo el jugo para darle más vida», denuncia su presidente, Antonio Méndez Pozo, que lamenta que «no se esté haciendo absolutamente nada».

Molero y otros miembros de FAE se reunieron hace meses con el vicealcalde y presidente de Promueve, Vicente Marañón, para trasladarle el interés de los empresarios por el aeropuerto. «Tenemos una infraestructura y hay que aprovecharla como sea. La demanda para viajar a Barcelona sigue existiendo», apunta. Por su parte Méndez Pozo apunta que, además de vuelos regulares, Villafría podría ofrecer otro tipo de servicios: logística, militar, almacén de productos sanitarios... son muchas las opciones que barajan y han planteado desde su entidad, pero nulos los avances. «Me entristece la falta de gestión actual con este tema y de apuesta clara y directa», confiesa.

En FAE aseguran que desde hace un mes los profesionales de todo tipo de sectores, especialmente la industria, están echando en falta este medio de transporte para resolver asuntos laborales a pesar de los malos horarios que tenía establecidos la anterior operativa. «Algunos tenían que buscarse otras opciones porque eran inviables», reconoce. Viajes en coche hasta otros aeropuertos cercanos como Bilbao o Madrid e incluso trayectos por carretera hasta Zaragoza para posteriormente viajar en AVE hasta Barcelona son algunas de las soluciones que han tenido que adoptar los empresarios de la provincia. «Si tenemos un aeropuerto, fruto de una inversión millonaria de dinero público, no podemos dejarlo morir. Hay que sacarle rendimiento como sea y lograr viabilidad», reclama la secretaria general de FAE. 

Tanto su entidad como la Cámara de Comercio plantearán al próximo Ejecutivo de la Junta de Castilla y León una batería de medidas para, entre otras, reactivar esta dotación. «Siempre nos hemos mostrado abiertos para dar nuestras ideas o ayudar o trabajar en lo que podamos para encontrar la mejor de las soluciones», confiesa Molero, mientras que Méndez Pozo lamenta que no se hayan atendido algunas de sus reivindicaciones. «En junio de 2020 planteé una Ley que obligase al almacenamiento de todo tipo de productos sanitarios y que podría tener su base en el aeropuerto. Desde entonces no hemos vuelto a saber nada más», denuncia.

Emiliana Molero urge, con la máxima presteza posible, lograr que vuelvan a aterrizar y despegar aeronaves. «Los empresarios ya habían tomado una rutina y de repente se han visto sin vuelos. De no reanudarse pronto corremos el riesgo de perderla para siempre», advierte.

A mediados del año pasado, FAE realizó una encuesta en la que el 42% de las compañías preguntadas aseguró que emplearían el aeropuerto de Villafría para volar hasta Alemania. El 37% afirmaba que comprarían billetes para ir hasta Francia o Italia y el 21% reconoce que no volaría al extranjero. Entre los destinos nacionales Barcelona era el más demandado.

Ocio y vacaciones. Desde la Asociación de Agencias de Viajes también consideran importante reactivar el aeropuerto. Su presidenta, Icíar Blanco, reconoce que los vuelos a Barcelona que operaba Air Nostrum no eran buena opción, sobre todo por los horarios y el elevado coste que suponía para las arcas municipales. Sin embargo, para su colectivo sería importante poner en marcha una operativa vacacional como tienen otros aeropuertos de la región. «Sería interesante contar con vuelos a Tenerife, Lanzarote, Palma de Mallorca o Málaga desde mayo a septiembre», plantea. Agradece que el presidente de la Sociedad de Promoción, Vicente Marañón, tenga en cuenta al colectivo que preside para conocer sus necesidades a la hora de sacar a un nuevo concurso. «Ha contado con nosotros y hemos notado su predisposición. Quería llegar a un término medio que beneficiase a los empresarios y a las agencias de viaje», añade.

Blanco reconoce que impulsar el aeropuerto de Burgos con líneas regulares es complicado debido a la cercanía de la capital con Madrid y, en su opinión, la salida puede ser ofertar vuelos vacacionales. «Un cliente se planta en la T-4 del aeropuerto de Barajas en poco más de dos horas y desde allí tiene todas las opciones del mundo, de ahí que quizás tendría más tirón con vuelos vacacionales», indica.

En este sentido, pone como ejemplo el aeropuerto de Vitoria por su cercanía con Bilbao. «Cuando realmente ha arrancado ha sido con la llegada Ryanair, que tiene vuelos vacacionales a Sevilla, Málaga o Alicante. El cliente valora la comodidad de tener un aeropuerto cerca para irse de vacaciones».

La presidenta de las agencias de viajes reconoce que una vez que el aeropuerto deja de tener actividad es «muy difícil volverle a arrancar».