scorecardresearch

El bono cultural joven que cayó en el olvido

H.J.
-

Igual que el Gobierno central ha prometido 400 euros para cultura a quienes cumplan 18 años, en 2019 el PSOE anunció 200 para los de 16 que siguen sin concretarse. El bipartito asegura que figurará en el presupuesto de 2022

Daniel de la Rosa, en un acto con jóvenes de Gamonal durante la campaña electoral de 2019 - Foto: Jesús J. Matías

Hace tiempo que se inventaron los bonos culturales para jóvenes como el que hace 10 días anunció el presidente del Gobierno, aunque esta vez hizo más ruido de lo normal. La medida hecha pública por Pedro Sánchez llamó la atención por sorpresiva, porque no estamos en campaña electoral (la época favorita de los políticos para aventar este tipo de cosas) y porque promete dar 400 euros a quienes cumplan 18 años, casualmente la edad en la que se permite por primera vez ir a votar. Pero ideas así tienen muchos precedentes, y uno muy cercano está en Burgos capital.

Durante un acto de presentación como candidato a la alcaldía, en el año 2019, el entonces aspirante Daniel de la Rosa anunció un cheque de "no menos de 200 euros" para los burgaleses y burgalesas que cumplieran 16 años. Pocos meses después, De la Rosa se convirtió en alcalde pero la medida lleva hibernando todo este tiempo y todavía no se ha implantado.

El bautizado como Bono Cultural Joven sí que apareció en el acuerdo de presupuestos que PSOE y Ciudadanos rubricaron a finales de 2019 y que permitió apuntalar al ejecutivo local. En aquel momento se dijo que sería para quienes cumplieran los 16 a lo largo del ejercicio 2020.

Al comienzo del año siguiente, cuando socialistas y naranjas firmaron su acuerdo de Gobierno, volvieron a reflejar por escrito que "todos los jóvenes dispondrán de un bono cultural que podrán canjear al cumplir 16 años en espectáculos artísticos y en la compra de artículos culturales". Y sin embargo sus hipotéticos beneficiarios siguen esperándolo.

La presidenta del Instituto Municipal de Cultura, Rosario Pérez Pardo, asegura que la medida "se presupuestará para 2022, una vez se haya superado la pandemia y volvamos a la normalidad de los aforos" en las dependencias culturales. La presencia de una partida en las cuentas locales la confirma también David Jurado, el concejal de Hacienda, quien explica que en los presupuestos de 2020 ya apareció con una cuantía de 150.000 euros aunque posteriormente la situación sanitaria la hizo inviable, pues entre otras cosas los espectáculos culturales se han pasado meses cerrados.

Si el Ayuntamiento quiere llegar a toda la población juvenil tendrá que incrementar esa cantidad, puesto que según el Instituto Nacional de Estadística en la capital burgalesa (a 1 de enero de 2020) estaban empadronadas 1.776 personas de 14 años y que por tanto el próximo año cumplirán los 16. En el caso de confirmarse los 200 euros por cabeza, y suponiendo que todos lo pidieran, se necesitarán más de 300.000 euros.

El precedente lector. Cuando se concrete esta línea de incentivos públicos al consumo cultural habrá que ver cuáles son las condiciones, si como en el caso del anuncio estatal se incluyen las entradas de los toros como principal fuente de polémica o si hay otras aristas que limar en la convocatoria. De momento el primer paso sería que el bono 'resucite' y salga de la paralización a la que ha sido sometido estos dos últimos años.

De nuevo es Rosario Pérez Pardo, presidenta del Instituto Municipal de Cultura, quien recuerda que el Ayuntamiento ya tiene puesta en marcha una iniciativa cultural que presenta similitudes con el bono joven y que fue idea de Ciudadanos. Se trata del programa de incentivación a la lectura para los niños y niñas de 8 años.

Al llegar a esa edad reciben 22 euros en un cheque para gastar en las librerías de la ciudad. Teniendo en cuenta que la población diana de esta ayuda también ronda los 1.800 beneficiarios, se reservaron casi 45.000 euros en el último presupuesto municipal. Para los adolescentes habrá que esforzarse algo más.