EcoCamino de Santiago

SPC
-

Los peregrinos reciclaron el pasado verano casi 65 toneladas de envases en el Camino de Santiago a su paso por Castilla y León

Dos peregrinos con dos bolsas dentro de la campaña impulsada por la Junta y Ecoembes. - Foto: Ical

Los peregrinos reciclaron el pasado verano casi 65 toneladas de envases en el Camino de Santiago a su paso por Castilla y León. Además, 117 albergues de la Comunidad han sido equipados con herramientas y puntos de reciclaje para favorecer el retorno de envases y se han repartido más de 37.000 bolsas reutilizables -hechas con botellas de plástico recicladas- entre los caminantes para evitar la basuraleza a lo largo de la ruta jacobea. Según informó la Junta en un comunicado, la Consejería de Fomento y Ecoembes pusieron en marcha durante el pasado verano una nueva edición de ‘Camino del Reciclaje’. El proyecto ambiental que busca que los miles de peregrinos que anualmente recorren el Camino de Santiago puedan separar y reciclar los distintos residuos de envases que van generando durante cada etapa y luchar contra la «basuraleza».
Entre los meses de junio y octubre del 2019, y gracias a la colaboración de los peregrinos y hospitaleros, se logró reciclar casi 65 toneladas de envases solo en Castilla y León. Concretamente, se han depositado 18.434 kilos en el contenedor amarillo -destinado a los envases de plástico, latas y briks- 46.539 kilos en el azul -reservado a los envases de papel y cartón-.
Precisamente para erradicar el abandono de residuos en espacios naturales, se repartieron entre los albergues participantes del proyecto más de 37.000 bolsas reutilizables de PET reciclado. Una herramienta para ayudar a que los peregrinos puedan guardar los residuos que generen en cada etapa evitando así la basuraleza y facilitando la posterior recogida selectiva a la llegada al albergue, según informa Ical.
Visibilizar el compromiso

Una de las principales novedades de esa edición del Camino del Reciclaje ha sido la Compostela del EcoPeregrino, cuyo objetivo ha sido dar visibilidad al compromiso de los EcoPeregrinos con el reciclaje y el cuidado del medio ambiente. De este modo, se animaba a los caminantes a subir a Twitter o Instagram una foto de su Compostela del EcoPeregrino con tres sellos (que podían obtener en los albergues participantes del proyecto) durante los meses de junio a octubre con el hashtag #EcoPeregrino.  Ese pequeño gesto –símbolo de su compromiso ambiental- tenía recompensa: por cada Compostela firmada se plantaría un árbol.
Además, se puso en marcha el A.I.R-e peregrino, un ‘bot’ del reciclaje, activo en la web Camino del Reciclaje, que ayudaba a los ecoperegrinos a resolver las dudas en torno al reciclaje que les pudieran surgir durante su viaje.  
Kit material

Desde que comenzó el proyecto en Castilla y León en 2015, se han sumado 117 albergues en el Camino Francés a su paso por la Comunidad, una cifra que alcanza los 453 ecoalbergues en el total de comunidades que participan en el proyecto. A todos ellos se les facilitó un kit con diferentes materiales, como papeleras amarillas y azules para poder reciclar fácilmente en las instalaciones, un sello identificativo para que todos sus huéspedes pudieran saber que se hospedan en un albergue comprometido con el medio ambiente, pegatinas a modo de ecotips para evitar el derroche de agua y luz (entre otras recomendaciones) y un display para facilitarles el reparto de bolsas y compostelas.



Las más vistas