scorecardresearch

Menores ebrios sobre una bici y una treintena de accidentes

DB
-

Tan solo uno de los sucesos en los que la Policía Local intervino este fin de semana en Burgos se saldó con heridos leves

Imagen del vehículo que se estampó contra una farola del bulevar la tarde del sábado. - Foto: @PoliciadeBurgos

La Policía Local de Burgos intervino en una treintena de accidentes de circulación durante el pasado fin de semana, pero afortunadamente solo uno de ellos acabó con heridos de levedad. El balance policial recoge varios accidentes con fuga, alcoholemias positivas o reclamaciones de daños. Además, como curiosidad, los agentes 'pillaron' a dos menores ebrios subidos a una bicicleta que circulaban por la calzada en la calle José María Codón, en la zona de Casa la Vega.

En la madrugada del sábado 22, sobre las 01.45 horas, una patrulla detectó la presencia de los dos menores circulando, ambos montados en una bicicleta, por la calle José María Codón. Cuando los agentes hablaron con los menores para indicarles la conducta antirreglamentaria observaron que uno de ellos, el que estaba a los mandos de la bici, desprendía un fuerte olor a alcohol. Ante la presencia de uno de los progenitores, localizado mediante los datos aportados, se realizó la correspondiente prueba de alcoholemia, siendo positiva.

Esa misma madrugada, sobre las 04.50 horas, agentes de la Policía Local observaron un turismo circulando por la avenida del Cid, sin luces y de manera errática. Finalmente, y tras realizar la correspondiente prueba al conductor, éste dio positivo en alcohol.

Uno de los accidentes más aparatosos del fin de semana tuvo lugar la tarde del sábado 22, cuando sobre las 19.30 horas un turismo que circulaba a una velocidad inadecuada se salió de la vía empotrándose contra una farola, en la confluencia del bulevar con la carretera de Fuentes Blancas.

También de madrugada, a las 00.10 horas del domingo 23, el operador de sala 112-092 recibió una llamada en la que se informaba de una conducta sospechosa de un vehículo en las inmediaciones del barrio de Villatoro. Igualmente en este caso la prueba de alcoholemia arrojó un resultado positivo. En concreto, la conductora cuadruplicaba el límite máximo permitido.

Esa misma noche, la del domingo 23, sobre las 23.00 horas, una patrulla de la Policía Local dio el alto a un vehículo en la calle Soria al cometer varias infracciones. Tras realizar la prueba pertinente se comprueba que la conductora duplicaba la tasa permitida de alcohol.

De esta forma, el fin de semana deja un balance de treinta accidentes de tráfico, uno de ellos con heridos leves, veintiuno sin heridos, tres reclamaciones de daños, tres presuntos delitos contra la seguridad vial y dos accidentes con fuga.