scorecardresearch

Villafría dobla los trenes a Bilbao para aliviar su atasco

L.M.
-

Los servicios entre Burgos y la ciudad vasca llegan a los cuatro semanales para dar salida a la gran cantidad de contenedores que llevan días sin moverse

La terminal ferroviaria se ubica en las inmediaciones del barrio de Villafría, junto a la Aduana. - Foto: Alberto Rodrigo

Aunque la huelga del transporte es ya casi historia en el puerto de Bilbao, una vez que el martes un grupo mayoritario de camioneros vizcaínos ratificó su vuelta al tajo, las consecuencias de tres semanas de práctica paralización se notarán aún durante mucho tiempo. La falta de transporte por carretera para las mercancías que fueron llegando a la terminal marítima obligaron a la Autoridad Portuaria a aumentar sus frecuencias por tren.

La estación de Villafría, que de manera habitual tiene programadas dos conexiones semanales con Bilbao, registra ahora hasta cuatro. Se trata de una situación esporádica, fruto de la enorme cantidad de contenedores que se agolpan en las playas de hormigón de la terminal vasca. Sin embargo, esa excepcionalidad no va a ser una cuestión puntual, sino que se va a prolongar al menos durante las dos próximas semanas. Ya en la anterior y en la actual el número de servicios entre ambas estaciones alcanzó las cuatro, mientras que de cara a la que viene y la siguiente serán tres cada cinco días.

Muchas industrias burgalesas llevan largo tiempo esperando para recibir productos que están paralizados en el puerto de Bilbao desde hace días.Del mismo modo, el atasco generado en esta terminal ha impedido que los contenedores de exportación con origen en Burgos hayan podido ser despachados con la misma normalidad que siempre. Es ahora, con el aumento de frecuencias entre ambas capitales, cuando se espera poder normalizar la situación.

En estos momentos, dos tercios de los camioneros que operan desde el puerto ya ha vuelto a su puesto de trabajo, mientras que los restantes siguen secundando los paros. Son alrededor de 200 los transportistas que no habían logrado llegar a ningún acuerdo con sus compañías, al menos hasta la jornada del viernes.

De forma paralela, la situación en la terminal de Villafría y en los alrededores del Centro de Transporte Aduana de Burgos ya es prácticamente de completa normalidad. Tras varias semanas con complicaciones derivadas de los paros de los transportistas, el parking de camiones no registra ya la gran afluencia de días pasados.Del mismo modo, el tráfico ha vuelto a recobrar los niveles anteriores a la huelga.

Sin embargo, los denominados trenes reefer, es decir, los que transportan contenedores a temperatura controlada -refrigerados- siguen sin funcionar. Se trata de una conexión con Barcelona de frecuencia semanal, pero que se ha visto muy afectada por la paralización de las exportaciones de productos cárnicos hacia China.

El gigante asiático decidió en agosto detener de manera radical la importación de carne desde España. Aunque no ha dejado claro nunca los motivos, sí que es cierto que los envíos desde la capital castellana hasta la Ciudad Condal, desde donde partían hacia Asia, no se han recuperado desde entonces. Sea como fuere, desde Cetabsa creen que podrán retomar esta operativa a finales del verano. Una vez se restablezca, las frecuencias podrán aumentar notablemente ya que se ha incrementado el número de enchufes a pie de vía.