scorecardresearch

Márquez regresa con ganas de recuperar el tiempo perdido

Juan Antonio Lladós (EFE)
-

El piloto de Honda anuncia su regreso al campeonato en el Gran Premio de las Américas tras superar sus problemas físicos y con la firme intención de acercarse al lideraro de la clasificación, ahora comandada por Aleix Espargaró (Aprilia)

Marc Márquez regresa al Mundial de MotoGP este fin de semana en Austin.

Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) regresa al campeonato del mundo de motociclismo tras superar un nuevo episodio de "diplopía" con ganas de recuperar el tiempo perdido en un circuito que siempre se le ha dado a las mil maravillas, el Circuito de las Américas (COTA), escenario del Gran Premio de las Américas.

Márquez ha tenido que guardar reposo pero tras probarse con una moto de 600 c.c. en el circuito ilerdense de Alcarrás, ha decidido acudir a una cita que siempre es muy de su agrado.

Después de tres carreras no hay un líder claro, con tres vencedores distintos, un motivo más para que Marc Márquez haya decidido, tras comprobar que su estado de la visión es óptimo, regresar a la competición, pues se encuentra en la decimoquinta posición a 34 puntos del líder, todavía con dieciocho grandes premios por delante, lo que le permite ser optimista en todos los aspectos.

El piloto de Repsol Honda cuenta por victorias -salvo en una ocasión en 2019 que se fue al suelo y ganó otro español, Alex Rins (Suzuki GSX RR)- y ese es un motivo añadido para su regreso en un escenario tan favorable a sus intereses y en el que probablemente no deba forzar su moto y rendimiento hasta los límites de la física.

El nuevo líder de la competición es el español Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP), que hizo historia el pasado fin de semana en Argentina al conseguir su primera victoria en la categoría reina después de 200 grandes premios disputados y también la primera del fabricante de Noale, con el premio añadido de haber sido el más rápido de entrenamientos y también el más rápido de la carrera en lo que a vuelta al circuito se refiere.

Aleix Espargaró ha sido el tercero en ganar en lo que va de temporada pues antes lo hicieron el italiano Enea Bastianini (Ducati Desmosedici GP21) en Qatar y el surafricano Brad Binder (KTM RC 16) en Indonesia, lo que da una idea de lo abierta que ha comenzado la competición en la categoría reina del motociclismo, en MotoGP.

El piloto de Aprilia demostró en Argentina un potencial del más alto nivel pues dominó en los entrenamientos casi de la misma manera que lo hizo en la carrera, dejando al descubierto que tanto él como el prototipo RS-GP de Noale están en condiciones de plantar cara a todos sus rivales, unos rivales que no en todos los casos las tienen todas consigo.

 

El momento de Maverick Viñales

Otro apunte positivo, además de la victoria de Aleix Espargaró, fue el "crecimiento" de su nuevo compañero de equipo, Maverick Viñales, que acabó en una meritoria séptima posición, que pudo haber sido mucho mejor pues hasta el último giro era quinto, pero que en cualquier caso demuestra que la adaptación de Viñales a la Aprilia va por muy buen camino tras su salida de Yamaha a mitad de la temporada pasada.

La valía de Maverick Viñales como piloto está fuera de toda duda por lo que lo necesario ahora será ver cuán rápido comienza a "exprimir" todo el potencial de la Aprilia RS-GP que ya ha demostrado Aleix Espargaró que tiene la moto de Noale.

Mientras Suzuki, con Alex Rins y Joan Mir, y Aprilia, estuvieron con todos sus pilotos arriba, en el caso de Ducati su situación comienza a ser preocupante pues sus dos pilotos oficiales, el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia y el australiano Jack Miller no están rindiendo al nivel que de ellos se esperaba y a ello se une la decisión de optar por el prototipo del año pasado con algunas mejoras en lugar de elegir el prototipo de 2022, que si tiene el español Jorge Martín, el único piloto de la fábrica de Borgo Panigale que está rindiendo a un nivel óptimo, aunque sea noveno en el mundial.

A Martín, entre los pilotos de Ducati, sólo le supera el italiano Enea Bastianini, también con una moto de 2021, merced a su inesperada victoria en Qatar, pero la lógica hace pensar que poco a poco el transalpino vaya cediendo terreno tanto a los pilotos oficiales como a los de la escudería satélite Pramac, cuyos pilotos cuentan con sendas motos del 2022 y asistencia directa de fábrica, algo que con el paso de los grandes premios se tiene que notar, y mucho.

En peores condiciones están los pilotos de Yamaha pues hasta ahora el único en "dar la cara" y pelear en las posiciones de cabeza era el campeón del mundo en título, el francés Fabio Quartararo, pero su actuación en Argentina, mejor dicho, el rendimiento de la moto en Termas de Río Hondo, dejó mucho que desear y seguro que su octava posición no satisfizo a nadie y habrá hecho "saltar las alarmas" en búsqueda de soluciones rápidas y eficaces que permitan a Quartararo defender su título en condiciones.

No estuvieron brillantes tampoco ni los pilotos de Honda, que tuvieron en el integrante de la escuadra oficial Repsol Honda a su mejor representante, Pol Espargaró, hasta que cometió un error y se fue por los suelos. Su cara de enojo era la mejor expresión de la desilusión vivida y el motivo por el que seguro que buscará con ahínco dar un giro a esa situación en COTA, un trazado que le sienta como anillo al dedo a la Repsol Honda RC 213 V.

En una situación similar se encuentran los pilotos de KTM, el surafricano Brad Binder y el portugués Miguel Oliveira. Una de cal y otra de arena se podría definir, por lo que en su caso deberán buscar la regularidad necesaria para estar siempre arriba con una consistencia estable de su prototipo RC 16.

Alex Márquez (Honda RC 213 V) y Raúl Fernández (KTM RC 16) continúan necesitando un "extra" de motivación, ya sea técnico como humano, para conseguir dar un paso adelante que les permita mejorar posiciones en la clasificación del campeonato del mundo.