scorecardresearch

La automoción exige reorientar el Perte para hacerlo más útil

SPC
-

La Junta y el clúster del sector coinciden en reclamar al Ejecutivo que se siente con las autonomías y las empresas para redirigir los fondos, agilizar las partidas y «que vayan donde realmente sean útiles»

El presidente del Facyl, Felix Cano, y el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo (d), a su llegada a la reunión del clúster ayer en Valladolid. - Foto: Ical

El clúster de la automoción de Castilla y León (Facyl) reclama al Gobierno central que reoriente el Perte del sector, que movilizará más de 3.000 millones de euros, para que las partidas se destinen a donde realmente sean útiles. Para ello, consideran necesario que el Ejecutivo nacional se siente con las autonomías y las empresas del motor, tal y como pusieron ayer de manifiesto el presidente del clúster, Félix Cano, y el consejero de Economía de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, durante la celebración de la Asamblea General del Facyl. «El escenario exige cambios», dijo el responsable del Gobierno regional, para criticar que el Perte «no se pactó ni con las autonomías ni con las empresas ni con los trabajadores, los que están en el día a día del sector». «Mano tendida», aseguró que dispone el Ejecutivo central por parte de la Junta de Castilla y León, que considera que «es una buena ocasión de reorientar estos fondos y destinarlos donde sean más útiles, contando con el sector productivo».

En esta línea, Cano indicó que el sector tiene una gran oportunidad de transformación con estos fondos, de innovar, pero «se debe redirigir» el Perte de la automoción, porque ha sido «muy difícil de gestionar y de presentar proyectos». Las convocatorias, como recordó, se abrieron hace poco y «como vienen las empresas de tocadas, se requiere de una reindustrialización con la llegada de fondos más rápido». «La tramitación es muy larga y con dificultades a través de consorcios con las pequeñas empresas, que lo hace muy difícil», plasmó el presidente del Facyl.

«Tenemos potencialidades muy importantes, el mejor sector productivo de toda España, universidades, centros tecnológicos, el clúster y las administraciones deben estar en sintonía», expuso Carriedo, que advirtió que se vive un «momento de cambio» en el que «se puede construir algo positivo» pero lograrlo «depende en gran parte de la cooperación de todos». «Todos debemos ir en la misma dirección para apoyar a este sector generador de riqueza, de inversión y empleo», resumió.

Al respecto, lanzó tres exigencias para afrontar las dificultades que se viven por la inflación y la crisis de materias primas, que pasan por una política fiscal que favorezca la inversión y el empleo; un marco normativo que de «seguridad, estabilidad y confianza» y apoyos para las empresas, al sector productivos y la innovación.

Situación del sector

El presidente del clúster también destacó que el sector no ha destruido empleo ni durante ni después de la pandemia, pero sufrió durante 2020, siguió con un 2021 «bastante pobre» que «hizo bueno al de la pandemia» y aborda un 2022 que aún «va a ser peor». Así, relató como el año pasado, antes de la guerra con Ucrania, ya se multiplicó por «dos y por tres» el precio de las materias primeras y la energía, y este año se está mutiplicando por cinco, con una inflación que podría cerrar el año «por encima del 20 por ciento» lo que supone «una traba importantísima» para la competitividad de esta industria, a pesar de su productividad.

Al respecto, constató que las «subidas tan brutales» de la inflación «nos están llevando a la estanflación» que constituye «la antesala a la recesión». «Lo que nos faltaba», lamentó Cano, para finalizar exigiendo que «esto se arregle».