scorecardresearch

8-M: Frente a toda explotación

ANGÉLICA GONZÁLEZ
-

La Coordinadora Feminista de Burgos organiza la manifestación del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, poniendo el foco en la abolición de la prostitución, el fin de la violencia y el empleo digno. Sale a las 20 horas de la Plaza del Cid

Imagen de archivo de la manifestación del 8 de Marzo de 2019. - Foto: Valdivielso

'El feminismo es abolicionista' es el lema elegido este año por la Coordinadora Feminista de Burgos para la celebración del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. La erradicación de la prostitución y de la pornografía es la reivindicación que está a la cabeza del decálogo de las exigencias de las asociaciones que conforman la Coordinadora -La Rueda, Hypatia, Colectivo 8 de Marzo, Iniciativa Feminista y Sinergia Feminista- ya que consideran que son dos formas de violencia machista. Y lo hacen basándose en datos: una de cada tres mujeres prostituidas en Burgos son víctimas de trata con fines de explotación sexual, según el Secretariado de Trata de la diócesis de Burgos.

Otros de sus objetivos son la erradicación de la violencia sexual contra mujeres y niñas, de los feminicidios (las denuncias por violencia de género han crecido en Burgos más de un 10% en el último año) y el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos "incluyendo el aborto en centros públicos sin acoso, libre y seguro". En Burgos desde el pasado mes de enero las mujeres pueden someterse a abortos farmacológicos en el HUBU pero no quirúrgicos. Para estos últimos, Sacyl ha firmado con un convenio con una clínica de Salamanca cuando siempre se había hecho con Valladolid, lo que ha sido criticado por la Plataforma por la Sanidad Pública: "La difícil decisión que supone la realización de un aborto se ve agravada por el desplazamiento y la realización del mismo en un entorno extraño y lejano -sobre todo para las mujeres más vulnerables- y a partir de ahora será aún mayor al aumentarse la distancia de desplazamiento".

Las feministas burgalesas piden también empleos dignos y seguros para las mujeres, el fin de la brecha salarial y la de las pensiones, y soluciones para la feminización de la pobreza, la precariedad y los abusos en el empleo doméstico. Dichas mejoras deberían ir, a su juicio, acompañadas por servicios públicos de calidad para que se pueda hablar de una verdadera "corresponsabilidad de los cuidados".

En el ámbito de la enseñanza, exigen la coeducación "para alcanzar la igualdad real entre mujeres y hombres". Se trata de una educación sin estereotipos de género, en la que niñas y niños y adolescentes se expresen libremente sin que ellas estén obligadas a divertirse con muñecas y ellos con soldados y sin que se denomine "infancias trans" y se medique a quienes no encajen en estos roles. En este sentido, el feminismo se opone con rotundidad a los artículos legales o proyectos de ley que establecen la autoidentificación registral del sexo y el borrado jurídico de las mujeres. Esta demanda va directamente contra la Ley Trans que promueve el Ministerio de Igualdad, según la cual con la sola palabra de una persona se le considerará hombre o mujer sin acreditar ningún hecho que lo respalde.

La manifestación para recordar todas estas reivindicaciones sale a las 20 horas de la Plaza del Cid.

 

QUÉ PIDEN LAS MUJERES FEMINISTAS.

Abolición de la prostitución y pornografía. El feminismo las considera dos formas de violencia machista que son incompatibles con el principio de igualdad entre los sexos y pone el foco en los puteros y en los hombres que consumen -cada vez a edades más tempranas- pornografía muy violenta.

Coeducación para alcanzar la igualdad real. La coeducación evita que las niñas y los niños se encasillen en juegos o actividades "de niñas y de niños", muñecas o camiones, que es lo que manda el género. El feminismo es abolicionista del género, que son las construcciones sociales que se asignan culturalmente a uno u otro sexo.

Empleos dignos y fin de la brecha salarial. Las mujeres exigen empleos dignos, estables y seguros y que se ponga fin a la brecha salarial que es de un 11,9% con respecto a los hombres, según datos de la Unión Europea. Quieren también pensiones dignas y el freno a los abusos en el empleo doméstico.

Prohibición real del alquiler de vientres. Aunque en España es una práctica ilegal, una norma de 2010 permite el registro de los bebés nacidos de madres de alquiler en terceros países. El movimiento feminista pide derogarla.

No a la autoidentificación registral de género. La denominada Ley Trans que pretende aprobar el Ministerio de Igualdad con Irene Montero a la cabeza permite la autoidentificación registral de género, es decir, que en el DNI de una persona aparezca el sexo con el que se identifica sin acreditar absolutamente nada, solo apoyado en su sentimiento. Esta práctica que supone, para el movimiento feminista, el borrado jurídico de las mujeres.

Acabar con los sesgos machistas en la Justicia. Considera el movimiento feminista que, a veces, la Justicia tiene sesgos machistas y como ejemplo pone la utilización del denominado síndrome de alienación parental, que ha sido descartado por la ciencia y que se utiliza en ocasiones para retirar a las madres la custodia de sus hijos.

Erradicación de la violencia sexual. Mujeres de todas las edades, desde la infancia hasta la ancianidad, son víctimas de diferentes formas de violencia sexual. El movimiento feminista exige una norma rígida para acabar con ello.

Fin de los feminicidios. Más de mil mujeres han muerto en España a manos de sus parejas o exparejas desde que en 2003 empezaron a contarse. En Burgos la primera fue asesinada en 2005 y nunca se conoció su nombre. Después de ella ha habido otras diez víctimas mortales por la misma causa.

Servicios públicos de calidad. Que los cuidados no recaigan por completo en las mujeres porque el feminismo no es cuidar está muy vinculado a tener unos servicios públicos (guarderías, cuidado de mayores) de calidad.

Derechos sexuales y reproductivos. El movimiento feminista exige que sean respetados los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, incluyendo el del aborto en las mejores condiciones sanitarias y dentro del sistema público. Pide también que las mujeres que han tomado esta decisión no sean acosadas por ello.