scorecardresearch

Valencia se 'burla' hasta de Putin

Agencias
-

Las Fallas de este año, el primero de unas fiestas casi normales desde el inicio de la pandemia, se rearman con sátira contra políticos, reyes y hasta mandatarios internacionales

l monumento ‘Jaque al Planeta’ representa a los presidentes Biden, Putin y Jinping jugando a los bolos. - Foto: EVA MANEZ

La mofa y la sátira son elementos imprescindibles de unas Fallas valencianas que este año, el primero de unas fiestas normales desde el inicio de la pandemia, se centran, sobre todo, en políticos, reyes y hasta en la guerra de Ucrania.

Los monumentos de cartón piedra inundad desde ayer la ciudad del Turia tras la Plantà y ante una marea humana que, barrio a barrio, admira el arte burlesco de esta edición, desde la crisis al cambio climático pasando por responsables públicos y mandatarios internacionales como Putin.

Los artistas falleros han tenido que hacer encaje de bolillos para crear sus monumentos con solo seis meses de diferencia entre los plantados el pasado septiembre, en unas Fallas veraniegas retrasadas a consecuencia de la COVID. Entonces, el festejo sirvió para quemar unas instalaciones que no pudieron arder en marzo de 2021 

 ‘2030’ fue la gran ganadora de la edición de este año con un imponente compromiso por la naturaleza ‘2030’ fue la gran ganadora de la edición de este año con un imponente compromiso por la naturaleza - Foto: Rober Solsona Europa PressPero el mundo fallero, acostumbrado a resurgir de sus cenizas y afrontar todas las crisis que le vengan por delante, ha vuelto a unirse y todo ha salido según lo previsto aunque algunas comisiones, como la de Malvarrosa-Antonio Ponz-Cavite, de la sección Especial y un presupuesto de 140.000 euros para su Freak Show, ha tenido que apuntalar su monumento ante el riesgo de que el fuerte viento lo tumbe.

El resto de fallas de este apartado -que este año suman una cuantía total de 2.276.000 euros, 740.000 más que en 2021-, exhibe ya todo su poderío con grandes estructuras de fantasía y, a pie de calle, con ninots que satirizan a políticos españoles y extranjeros, a miembros de la Casa Real, a personajes mediáticos y a situaciones cotidianas.

Así, Jaque (de la comparsa El Pilar, 275.000 euros y obra de Paco Torres) ofrece, en medio de una interpretación ajedrecística de la realidad, una partida de bolos entre Putin -de camuflaje preparándose para el show Guerra y Vodka-, Biden y Xi Jinping mientras Felipe VI se defiende con escudo y matamoscas como caballero medieval y su padre viaja con un jeque a lomos de un camello cargado de billetes, a pocos metros de un Pedro Sánchez convertido en crupier.

 

Una acaparadora Ayuso

Otro de los monumentos favoritos es Excálibur (de la comitiva Cuba-Literato Azorín, 228.000 euros y obra de Vicente Martínez), una pieza que revisa la leyenda del rey Arturo y comparte protagonismo con Isabel Díaz Ayuso, que se queda el muslo de pollo de una paella donde el arroz tiene forma de España. También aparece entronizado Ximo Puig, a quien le salen cuernos mientras Yolanda Díaz y Mónica Oltra son el centro de las dianas.

El Gobierno no se escapa de la mofa con Sánchez, Díaz y Errejón como aprendices de magos. El Gobierno no se escapa de la mofa con Sánchez, Díaz y Errejón como aprendices de magos. - Foto: Ana EscobarEl Brexit tiene su propia falla en la comisión Sueca (200.000 euros y obra de Pedro Santaeulalia) con un espectacular duelo naval donde el buque europeo avasalla al bajel británico de Boris Johnson.

La popular Las vueltas que da la vida, de Manuel Algarra, representa la existencia humana como si fuese la cabeza de una mujer que se eleva a través de múltiples carruseles.

Completan los grandes monumentos la falla municipal (fuera de concurso), Protege lo que amas, y la de Convento Jerusalén (titulada 2030), que abordan el cambio climático. Precisamente, esta última escena, realizada por Pere Baenas con un presupuesto de 315.000 euros, fue la gran ganadora de la Sección Especial de las Fallas con una alegoría que desgrana los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de escenas naturales. Se trata de un imponente compromiso medioambiental que cautivó al jurado del certamen de este año.