scorecardresearch

Briviesca vuelve a regar sus rosas peregrinas

S.F.L.
-

El movimiento social Briviesca Feminista nació en 2018 y año tras año gana peso en la ciudad. Regresa a las calles con ilusión y el apoyo de otros colectivos como Cruz Roja

La capital vuelve a regar sus rosas peregrinas - Foto: S.F.L.

La fuerza del 8-M ha removido la conciencia en Briviesca no solamente de las mujeres con edad y experiencia, también a las que acuden al instituto, copan las universidades o se abren paso en sus primeras experiencias laborales. Muchas de ellas se suman al movimiento feminista, que sembró su semilla en la ciudad en 2018 de la mano de la activista Marilyn dos Santos. Meses después, las briviescanas y otras burebanas salieron a las calles aupadas por una revolución nacida para liderar la que fue la primera manifestación con motivo del Día Internacional de las Mujeres. Desde entonces, nada ha frenado la actividad de esta plataforma social.

Tras un paréntesis, más duradero que el deseado como consecuencia de la pandemia, la ciudad vuelve a vibrar durante este fin de semana y hasta el martes con sus rosas peregrinas, nombre con el que se identifican las activistas de la localidad. «En 2020, las mujeres en general y las feministas en particular, fuimos las primeras señaladas como culpables del estallido de la crisis sanitaria pero, por suerte, el tiempo juega a favor de la verdad. Volvemos a las calles con la ilusión de poder abrazarnos de nuevo manteniendo la responsabilidad. Por eso celebraremos una concentración y no una manifestación», explica dos Santos.

En esta ocasión, se suman al cartel de la programación Florece Briviesca actividades pensadas y diseñadas por otras dos organizaciones: un photocall de la mano de CGT, con una réplica del famoso cartel We Can Do It!, y un taller de Cruz Roja titulado Júzgate menos, quiérete más. «Nuestra propuesta tiene como objetivo reforzar las capacidades y fortalezas de las mujeres y sensibilizar a la población en general pero, sobre todo, a jóvenes y adolescentes sobre las necesidades de cuidar nuestro diálogo interno para evitar juicios propios», explica Begoña Hermosilla, de la Asamblea comarcal de Cruz Roja en el municipio.

Las féminas de la ciudad construyeron juntas una red de apoyo hace ya casi cuatro años y desde entonces, la colaboración y participación en las actividades gana público con celeridad. El movimiento social Briviesca Feminista, que ha demostrado ser el motor de nuevos lazos personales al comprometerse por una ciudad mejor, también ha logrado una enriquecedora diversificación en la participación con presencia tanto infantil como masculina.