Rompen el diálogo hasta que dimita la dirección de Primaria

G.G.U.
-
Rompen el diálogo hasta que dimita la dirección de Primaria - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

Los médicos dan de plazo hasta este lunes y, si no, cesarán los coordinadores de los centros de salud. Apartir de hoy, habrá paros diarios a las 09.00 horas en los pueblos y a las 12.30 en Burgos

Tras dos horas y media de asamblea, la junta directiva del Colegio de Médicos y los facultativos que acudieron a la convocatoria acordaron romper el diálogo con la Gerencia Regional de Salud (Sacyl) hasta que dimita el equipo directivo de la Gerencia de Atención Primaria, liderado por Aser Morato. Desde el comienzo del año, no ha pasado semana sin que se exigiera esta medida, para la que ahora se ha fijado plazo:si este lunes, día 11, no se ha dado paso a personas «competentes» para tomar medidas concretas en Burgos, los coordinadores abandonarán esta responsabilidad y Sacyl perdería a sus interlocutores con los centros de salud.
Para dar visibilidad al hartazgo de los profesionales acordaron también hacer paros diarios ante los centros de salud a partir de hoy, a las 09.00 horas en los pueblos y a las 12.30 horas en la capital. Sin embargo, subrayaron que la atención a los pacientes se prestará con toda normalidad y con independencia de la ruptura de relaciones  con Sacyl; una medida que, por otra parte, es inédita en la provincia y, sobre todo, en un colectivo generalmente caracterizado por la corrección política.
Sin embargo, la situación entre los profesionales y la Administración no ha dejado de tensarse en las últimas semanas y ayer a mediodía los facultativos ya dejaron claro que iban en serio: solo tres de los once coordinadores de los centros de salud urbanos acudieron a una reunión con Morato y su equipo. Sí fueron los responsables de Enfermería y los integrantes del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), dado que el objetivo del encuentro era concretar cómo reorganizar los turnos de guardia en las urgencias ambulatorias, que ha sido la mecha que ha hecho explotar el polvorín de la Atención Primaria en la provincia; en el resto del país la situación es algo diferente, aunque también basada en el empeoramiento de las condiciones laborales.
La hemeroteca de este periódico es testigo de que hace años que los sanitarios de los ambulatorios están denunciando sobrecarga, hartazgo y malestar ante la falta de medios e incentivos para ejercer su profesión, pero la decisión de la Gerencia de Burgos de imponer  a los médicos de cabecera de la capital 14 horas de guardia diurna -y remunerada- al mes en las urgencias de Gamonal (Punto de Atención Continuada, PAC) ha sido el detonante de un conflicto sin precedentes: sindicatos y Colegio de Médicos denunciaron esta medida, que consideran ilegal porque cambia las condiciones laborales de los facultativos afectados, todos menores de 55 años y, al mismo tiempo, tres médicas de Los Cubos abandonaban el puesto de trabajo ante una sobrecarga de trabajo que, dijeron, está provocando un deterioro de la calidad asistencial del que no quieren ser partícipes.
Y de nada ha servido que el gerente de Sacyl, Rafael López, tratara de reconducir la situación planteando una reorganización de la atención de las urgencias en Gamonal para que lo que ahora se asume en el PAC de la Antigua se distribuyera por todas las consultas que se pasan cada tarde en los centros de salud, dentro de la jornada ordinaria de los facultativos de cabecera (cuatro mañanas y una tarde cada semana).
Esta contrapropuesta ni siquiera llegó a votarse en la asamblea, pero se da por rechazada desde el momento en el que los profesionales no quisieron abordarla ayer a mediodía con Morato y, desde luego, después del órdago lanzado a Sacyl.
Ahora, tanto el Colegio de Médicos como los profesionales se mantendrán a la expectativa de los movimientos de la Consejería de Sanidad, cuyo máximo responsable, Antonio María Sáez Aguado, estará esta mañana en Burgos, en una reunión con alcaldes de pueblos de la provincia. Pero la demanda es la misma desde hace meses: cubrir las plazas vacantes en la provincia (más de un centenar, según el Combu) para que los facultativos no tengan que asumir en su jornada ordinaria el cupo de pacientes que les correspondería a facultativos jubilados, de baja o de vacaciones, puedan dar cita con inmediatez y eviten que los ciudadanos tengan que ir a Urgencias. En este punto, no obstante, el Colegio de Médicos sigue proponiendo que las urgencias de Primaria, ahora repartidas entre los centros de salud de Gamonal y San Agustín, se unifiquen en un inmueble independiente y, también, que la asistencia no se reparta entre los profesionales de la capital.