scorecardresearch

Protesta contra la privatización de instalaciones deportivas

C.M.
-

El bipartito se escuda en el ahorro en personal para externalizar la gestión de tres polideportivos y unas pistas de tenis. La administración por una empresa ronda los 65.000 euros al año y la directa, 107.300

Protesta contra la privatización de instalaciones deportivas - Foto: Alberto Rodrigo

El equipo de Gobierno, integrado por el PSOE y Ciudadanos, sigue adelante con su intención de externalizar cuatro instalaciones deportivas para que sea una empresa privada la que se encargue de una parte de su gestión. La idea se lanzó en diciembre y las organizaciones sindicales confiaban en que se diera marcha atrás pero eso no va a ser así y previsiblemente la próxima semana se convocará una Consejo de Deportes para iniciar el proceso de contratación. El rechazo se ha escenificado esta mañana con una concentración de trabajadores frente al Ayuntamiento.

La falta de plantilla y las dificultades para atajar su déficit a corto plazo están detrás de esta decisión, pero también el ahorro que supone una gestión descentralizada frente a una directa con personal propio. Lo curioso es que sean los socialistas los que tomen esta decisión cuando siempre criticaron esta opción cuando estaban en la oposición. De este modo, los polideportivos Carlos Serna, Pisones y Río Vena y las pistas de tenis seguirán la estela del Esther San Miguel, que ya se externalizó en la etapa del Partido Popular. 

El mes pasado se acaba de adjudicar el concurso para la prestación del servicio de mantenimiento, la limpieza, el control de accesos y la consultoría del polideportivo Esther San Miguel a la empresa Sprintem por 131.400 euros por un periodo de 2 años, 65.700 al año. El centro está abierto 3.925 horas al año, de modo que el precio de la hora sería de 16,7 euros (la empresa oferta 200 horas sin recargo).

- Foto: Alberto Rodrigo

Por el contrario, si se gestionase directamente y se ofreciese el mismo servicio el coste sería de 107.316 euros, dado que se necesitarían 2,65 trabajadores municipales (trabajan 1.481 horas anuales) y un auxiliar de instalaciones deportivas con todos los gastos de la Seguridad Social cuesta 40.496 euros anuales. El precio de la hora con personal municipal sería de 27,34 euros. 

El concejal de Deportes, Leví Moreno, aseguró que hay un déficit de trabajadores en el servicio que abocaría al «cierre» de las instalaciones (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este jueves o aquí)