scorecardresearch

El PSC reivindica que Barcelona sea capital de España junto a Madrid

AGENCIAS
-

Collboni plantea que la Ciudad Condal gane importancia en un futuro Estado federal

PRESENTACIÓN CANDIDATO PSOE A LA ALCALDÍA DE BARCELONA - Foto: Emilio Naranjo

Siguiendo el camino marcado el pasado domingo por Societat Civil Catalana, la asociación que defiende la convivencia y el entendimiento entre Cataluña y el resto de España, el candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, apostó ayer por reconocer la «cocapitalidad» de la Ciudad Condal, junto a Madrid, a través de la reforma de la Constitución en sentido federal que promueven los socialistas. Una idea que podría no parecer tan descabellada a tenor de la información ofrecida por la agencia Bloomberg, que asegura que el Gobierno central podría estar estudiando la posibilidad de trasladar el Senado desde la capital a Barcelona para convencer a los dirigentes catalanes de que se olviden de la independencia.

En un desayuno informativo, Collboni remarcó que la Ciudad Condal ya es «la capital de una región que, en gran medida, se considera nación», además de haber ejercido como capital del deporte internacional, cultural, universitaria, del diseño y de la arquitectura. «Tiene que haber un reconocimiento formal en la Constitución para que ésta refleje la plurinacionalidad del Estado» y un «coliderazgo con Madrid», declaró el exdiputado autonómico.

A su juicio, es necesario «romper con el imaginario nacionalista» y «superar las fronteras convencionales». «Es más importante ser una ciudad fuerte y un nodo del sur de Europa que la capital de un Estado independiente», resaltó Collboni, para quien Barcelona ha representado siempre el «catalanismo abierto y cosmopolita» frente al nacionalismo.

Según indicó, la idea es concebir los territorios como sistemas de ciudades interconectadas y romper el esquema tradicional de «soberanías cerradas, competencias exclusivas y fronteras administrativas» para promover «fórmulas de gobierno abiertas, compartidas y flexibles».

Poco después, la portavoz del PSC, Esther Niubó, explicó que al partido la «cocapitalidad» de la Ciudad Condal le parece una «buena propuesta».

Quien no quiso evaluar la idea fue el líder del PSOE, Pedro Sánchez, a pesar de estar presente en el desayuno informativo junto al político catalán. Sí habló de Cataluña, pero lo hizo para denunciar que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no presenta ninguna «solución» a la crisis autonómica y subrayó que esto demuestra la «ausencia de un proyecto de país» en la derecha y en el Ejecutivo popular. Además, se mostró convencido de que no triunfará el soberanismo, aunque «cada vez que habla o actúa» Rajoy, «sube el independentismo».

Asimismo, Sánchez pidió al Gobierno central y a la Generalitat que dejen el «diálogo de sordos» en el que están envueltos ahora.

De hecho, recalcó que los socialistas son los únicos que quieren romper la «dinámica de fractura» que se ha generado en Cataluña y, por ello, defendió que el PSC es el «punto de encuentro» de la sociedad.