scorecardresearch

La ciudad no juntará las estaciones de bus y de tren

H.J.
-

El anterior alcalde resucitó el proyecto en diciembre de 2017 pero la Junta se puso de perfil y la actual corporación ni ha movido un papel ni tiene intención

El suelo no se ha desarrollado urbanísticamente y sigue en manos de particulares. - Foto: Luis López Araico

Nadie le ha dado nunca demasiada importancia, pero el Plan General de Ordenación Urbana dice que frente a la estación de trenes Rosa Manzano estará la de autobuses. Tiene el emplazamiento definido en una parcela situada justo a la salida de la terminal ferroviaria y debería ejercer como el gran nodo de transportes interurbano para los viajes de largo recorrido que empiecen o acaben en la ciudad de Burgos.
Esa es la teoría, y se la sabía muy bien el exalcalde Javier Lacalle cuando en diciembre de 2017, hace ahora cuatro años, aprovechó la inauguración de los baños de la estación de autobuses de la calle Miranda para lanzar la idea de un traslado a la avenida Príncipes de Asturias. El entonces regidor aseguraba que había empezado a tratar el tema con la Consejería de Fomento de la Junta y que había percibido «buena voluntad» en Valladolid, pues tendría que ser financiada por la administración regional al ser esta la competente en materia de tráfico interurbano de pasajeros.
Sin embargo, aquella idea no cayó bien ni entre los comerciantes de la zona sur ni entre las empresas de transporte ni en el colectivo vecinal Nuestro Barrio ni tampoco en la Federación de Hostelería. Y la Junta rápidamente rebajó el suflé al reclamar «un análisis sereno» de las implicaciones de esta mudanza, depositando claramente la pelota de la decisión final en el tejado del Ayuntamiento, que actualmente asume en solitario los gastos de mantenimiento de la terminal de la zona sur porque es municipal.
El PSOE, entonces en la oposición, también se mostró en contra y la idea no volvió a asomar por ningún sitio. Llegaron las elecciones, cambió el equipo de Gobierno, pasaron a mandar los socialistas y en los últimos dos años y medio se ha terminado de enterrar la propuesta.

 

(Más información en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)