scorecardresearch

La patronal acusa a Empleo de no convocar cursos de formación

SPC
-

La organización denuncia que se han adjudicado 9,9 de los 13 millones que había presupuestados, y critica la «extrema» complejidad de los requerimientos

Una mujer, durante un curso de formación laboral. - Foto: Reyes Martinez

La patronal castellano y leonesas vuelve a enfrentarse con la Consejería de Empleo e Industria. En esta ocasión a cuenta de los cursos de formación para ocupados que convoca el departamento que dirige Mariano Veganzones, al que acusan de dejar sin ejecutar fondos para llevar a cabo estos programas. En concreto apuntan a que se han quedado en el cajón casi uno de cada cuatro euros de los 13 millones previstos inicialmente. En este sentido, la patronal representativa del sector de la formación para el empleo (Cecap) en Castilla y León, integrada dentro de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, lamentó el «nuevo fracaso» de la Consejería de Industria después de que el 23,5 por ciento de los cursos de la convocatoria para los años 2022 y 2023 hayan quedado sin adjudicar. Además, señalaron que la resolución de la convocatoria de formación para trabajadores ocupados, publicada el pasado 24 de noviembre, recoge que se han adjudicado 9,9 millones de euros cuando, inicialmente, esta partida estaba dotada con 13 millones de euros. 

Un comunicado de Cecap, recogido por la Agencia Ical, en el que subrayan que este hecho debería «hacer pensar» a la a Consejería, y ponen la vista en tres provincias como Ávila, Palencia y Segovia, en las que, según la patronal, se está «agravando» la situación al quedarse sin planes específicos; mientras que el porcentaje de cursos no adjudicados en Soria es del 73,8 por ciento, seguido del 45,2 por ciento en Salamanca, el 42,6 por ciento en Burgos y del 40 por ciento en León.

La «extrema» complejidad de las convocatorias de la Consejería de Industria, Comercio y Empleo, es la explicación que desde la patronal de los cursos de formación encuentran para esta situación. Critican en este punto que Empleo ha sacado unos criterios que hace que no sean claros los objetivos ni los medios para conseguir la mejor formación posible para las personas trabajadoras de Castilla y León. Además, consideró que la redacción de la normativa es «tan confusa» que los centros colaboradores se ven sometidos a penalizaciones arbitrarias que les provocan cuantiosas pérdidas económicas, los cual desmotiva a la mayoría de las empresas de la Comunidad.

En este sentido, el sector reclamó al consejero Mariano Veganzones y a sus equipos políticos y técnicos que promuevan comités de estudio y mesas de negociación para encontrar soluciones a los problemas a los que se enfrenta la formación para trabajadores ocupados y desempleados en Castilla y León. «Sería una pena que en momentos tan importantes y de tanta necesidad de profesionales cualificados en la Comunidad, no seamos capaces entre todos de encontrar la fórmula de maximizar los recursos públicos para conseguir la mejor cualificación profesional posible para la ciudadanía», resumieron.