scorecardresearch

De cuando Alfonso I visitó Belorado

Marina Urizarna / Belorado
-

El pueblo se convierte en una villa medieval para rememorar un gran hito de su historia. 300 beliforanos dan vida a la XIV Feria Alfonsina, abierta hasta última hora de esta tarde

De cuando Alfonso I visitó Belorado - Foto: Christian Castrillo

El primer fin de semana de junio está reservado a pasear por Belorado y sumergirse en un viaje al pasado, y es que esta localidad burgalesa deja de ser un municipio del siglo XXI para convertirse en una villa medieval. Estandartes, fardos de paja, caballos, campesinos, comerciantes y un mercado artesano llenan sus calles para rememorar un hito de la historia castellana en esta XIVFeria Alfonsina.

Hace poco menos de un milenio, en el año 1116, el rey Alfonso I el Batallador concedió al por aquel entonces llamado Belforado, un fuero, el primero escrito y registrado de la historia. «Señor alcalde, nuevas traigo de don Alfonso el batallador, su majestad ha emprendido el viaje a esta villa, y en esta misma fecha sus pies pisarán estas calles». Así comenzaba la primera de las dos representaciones que tuvieron lugar durante el día ayer en las escaleras de la iglesia en la Plaza Mayor; el anuncio del privilegio y su posterior entrega.

«La concesión del fuero implicó una serie de prebendas con las que se consiguió que la gente se estableciera en Belorado, y una de las cosas más importantes fue dejar a los vecinos del pueblo celebrar la feria durante los días de SanMiguel», explicaba Federico Puente, primer teniente de alcalde, que interpretó a Alfonso I entrando a caballo por la plaza de Belorado para leer la concesión ante una multitud vestida con trajes medievales, y luego entregárselo al alcalde.

Casi 300 beliforanos participaron en la representación de la Feria, organizada por el Ayuntamiento de Belorado, el grupo de teatro Verdeancho y la Asociación de Comerciantes de Belorado tras dos años sin celebrarse. El pasado año 2021 sí tuvo lugar el mercado, pero no la representación teatralizada ni la ambientación medieval.

Antes de llegar a la plaza, donde está instalado parte del mercadillo artesanal, se encuentra el paseo de la Florida, en el que se ha desplegado un campamento medieval y una muestra de espadas, armaduras y escudos. Allí, los más pequeños aprendieron ayer a hacer figuras de cerámica y practicaron tiro con arco.

Artesanos venidas de todos los rincones de España con todo tipo de productos como jabones, cestos de esparto, sortijas, tejidos de crochet, repostería artesanal y productos ibéricos, embutidos y quesos, se instalaron alrededor de la plaza y a su entrada, conformando la feria tradicional. Este año fueron muchas las solicitudes que recibió Belorado para exponer las manufacturas, por lo que una parte de los puestos se trasladó al paseo de la Florida.

Una de las casetas de la Plaza Mayor acogió a tres autores beliforanos de la quinta del 52; Isidro García Cigüenza, Rufino Gómez Villar y Agustín Eguíluz Eguíluz, que a lo largo del día estuvieron firmando ejemplares de sus libros. Este último autor aprovechó para presentar Belforado, año 1000, una novela histórica ambientada en este pueblo de la Riojilla burgalesa durante la época medieval.

Los tres escritores anunciaron también la idea de recuperar el lavadero de los tres molinos de Belorado, que junto con otros dos, «conformaron el ámbito en el que las mujeres comenzaron a desarrollar espontáneamente y sin temores, la feminidad».

Han elaborado un dosier sobre el funcionamiento de las aguas de Belorado, las acequias y los sistemas riego, y han elevado al Ayuntamiento la propuesta de convertir el lavadero en un museo al aire libre, en el que se mostrarían los esquemas del sistema de aguas y las captaciones a partir del Tirón y el Verdeancho, los dos ríos que atraviesan Belorado.

«La intención es aportar toda la documentación necesaria para restaurar la memoria histórica y reivindicar la labor de las mujeres, con toda la información arquitectónica, de situación y gráfica», explicaba Cigüenza.

La feria dio cabida también a una exposición de crochet con talleres para niños, de Yolanda Camarero, y a la muestra Naturaleza Subjetiva, de la beliforana Fe Santamaría. Durante el día de hoy seguirá abierto el mercado medieval y tendrán lugar actividades como esgrima infantil, cuentacuentos, un espectáculo de folk y una chocolatada, así como varios talleres. El mercado medieval cerrará a las 20:30 horas.