scorecardresearch

Campofrío Frescos producirá el 11% de la energía que precisa

DB
-

En su proyecto de energías renovables instalará paneles solares destinados al autoconsumo en el 70% de las cubiertas de sus instalaciones de Villalonquéjar

La planta de Campofrío Frescos se halla en la calle Condado de Treviño del polígono de Villalonquéjar. - Foto: DB

En su apuesta por un modelo de cconomía circular como eje de su estrategia de sostenibilidad, Campofrío Frescos, la planta de Villalonquéjar perteneciente al grupo de alimentación Sigma, pondrá en marcha un proyecto de energías renovables consistente en la instalación de paneles solares destinados al autoconsumo en el 70% de las cubiertas de sus instalaciones en Burgos.

Con esta iniciativa, Campofrío Frescos prevé generar más de 4 millones de kilovatios por hora que le permitirán cubrir con energía limpia y renovable más del  11% de la demanda eléctrica derivada de sus procesos productivos, al tiempo que reducirá las emisiones directas de CO2 asociadas a la generación de energía eléctrica en 978 toneladas CO2 al año.

Adicionalmente, el proyecto favorecerá la reducción de las emisiones indirectas de CO2 mediante mejora en la eficiencia, ya que desaparecerán las pérdidas de transformación de la energía evitada en la fábrica, y las pérdidas de energía en las redes eléctricas de transporte y distribución, según describe la compañía.

La instalación de los paneles solares, que se realizará en colaboración con la empresa especializada en eficiencia energética y autoconsumo solar Iconergía Soluciones Energéticas, cuenta con una inversión de 1,8 millones de euros y se iniciará en las próximas semanas con la instalación de más de 5.481 módulos fotovoltaicos en las cubiertas de la planta de sacrificio y procesado ubicada en el polígono de Villalonquéjar de Burgos.

El proyecto de energía fotovoltaica forma parte del compromiso adquirido por Campofrío Frescos para reducir la dependencia de recursos no renovables y mitigar el impacto de su actividad en el medio ambiente. «La situación estratégica de nuestras instalaciones en España, un área de gran radiación solar unida a las últimas tecnologías, nos ha permitido dar un paso más en nuestro compromiso con una gestión eficiente de los recursos energéticos y de los recursos naturales sobre la que seguiremos trabajando en los próximos años», afirma Camille Greene, directora general de Campofrío Frescos.

Su proyección internacional -exporta a 30 países- y su posición como primer empleador en Burgos con una plantilla de 1.500 trabajadores, han sido determinantes para que su actividad de matadero, despiece y fileteado se conviertan en un referente industrial y económico en Castilla y León.